sábado, 25 de febrero de 2012

EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS, de Joseph Conrad

"Lo innegable es que El corazón de las tinieblas es ante todo un libro de viajes a lo peor del colonialismo y a lo más bajo de los comportamientos humanos. La animalización o primitivismo casi racista con que se describe a los africanos junto con su –por llamarlo de algún modo- estoicismo primigenio, se ve acompañada de una descripción pormenorizada de los europeos que acudían a África en un intento de huir de su miseria material, arrastrando consigo una miseria moral y degradación que por momentos alcanza tintes físicos.
....
Estamos, pues ante una obra humana puesto que el horror es parte fundamental del ser humano. El corazón de las tinieblas no está en el curso del río Congo ni en Bruselas, viaja con todos y cada uno de nosotros. Como el propio autor indica en algunos pasajes de la obra: “¡El horror, el horror!” Sólo con esta frase Conrad plasma una parte fundamental de lo que somos, de nuestra condición humana. Una frase que explica bien la idea que sustenta el libro." 


- Muchas gracias a la Biblioteca Pública de Cuenca por prestarnos el libro. Lo comentaremos el 5 de marzo  de 2012

- Más información en:
- Documental JOSEPH CONRAD / EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS. Exposición celebrada en el Palacio de la Virreina de Barcelona en 2002

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Parte 5


Después de la reunión,  Julio Fernández Borja opinó:

En primer lugar lo negativo:
Es una lástima que la edición sea tan floja, letra pequeña y demás.
La forma de escribir (pocos puntos y aparte, dos personajes hablan en el mismo párrafo) hacen que la lectura sea, en ocasiones, un poco compleja.
Hay algunos saltos bruscos en la narración que podrían haberse marcado haciendo más capítulos.
Lo que más me ha gustado:
Muchas de las descripciones son excelentes: las estás viendo.
El ascenso por el río es de película.
Hay varias cuestiones a destacar en la novela: 
Por un lado veo una crítica del colonialismo, del imperialismo europeo del siglo XIX, de los abusos de los europeos para conseguir todas las riquezas de los países africanos. En algún sitio he leído la gran diferencia entre los conquistadores del mundo antiguo, de los romanos e incluso de los españoles del XV y XVI que cuando van a un nuevo territorio es con la intención de quedarse para siempre (mezcla de sangre, lengua, cultura, etc) mientras que el colonialismo del XIX saben que la ocupación es temporal y orientada a explotar al máximo los recursos naturales de esas tierras.
Por otro lado es un relato de aventuras, de viajes en un territorio alejado de la civilización, desconocido y salvaje. Al mismo tiempo que hay un viaje físico del narrador (Marlow) que llevaba soñando desde pequeño, creo que también hay un viaje hacia el interior de la persona. Por otra parte Kurt, que es el verdadero protagonista de la novela, también ha hecho su viaje, un viaje que le ha llevado a la sinrazón y a la locura.
En tercer lugar está el tema de la fama, el poder, el prestigio de Kurt; una fama que ha conseguido con abusos, torturas, etc; una fama que mantiene en vilo a Marlow en su viaje y que al final de la novela no quiere o no se atreve desmontar ante la prometida de Kurt.


Aurea Gutierrez Sáinz

Un relato sobrecogedor para escucharlo en una noche lúgubre a la luz de las ascuas de una chimenea.
Tanto los personajes cómo el ambiente es despiadado. Respecto a los primeros son: voraces, abyectos, "vacíos" puesto que carecen de sentimientos mas allá de lo material y para conseguirlo no tienen límites. Los aborígenes por su parte sólo respetan la violencia (Esto parece consecuencia de lo otro)
Unos y otros se hacen daño y se matan por si acaso.
En cuanto a Kurtz, es "sólo verbo",teoricamente con excelentes ideas para la población indígena pero en realidad es un psicópata que sólo atiende a sus propios caprichos. Dice Marlow de él que no tiene a nadie por encima ni por debajo, tampoco a los lados.
Su descripción, dilatada a lo largo del relato, mantiene el interés hacia su persona que nos decepciona, como a Marlow, porque es como los demás un personaje vacio y endiosado, los salvajes y el ruso son realmente sus súbditos.
Acompaña un entorno no menos amenazador, la selva: "tenebrosa, inescrutable, impenetrable,lóbrega, poblada de sombras abyectas que les persiguen por la orilla y les tiran flechitas pero a veces también lanzas que matan...."
Está bien, me ha gustado correr una aventura tan peligrosa desde el sillón de mi habitación.

2 comentarios :

  1. Un relato sobrecogedor para escucharlo en una noche lúgubre a la luz de las ascuas de una chimenea.
    Tanto los personajes cómo el ambiente es despiadado. Respecto a los primeros son: voraces, abyectos, "vacíos" puesto que carecen de sentimientos mas allá de lo material y para conseguirlo no tienen límites. Los aborígenes por su parte sólo respetan la violencia (Esto parece consecuencia de lo otro)
    Unos y otros se hacen daño y se matan por si acaso.
    En cuanto a Kurtz, es "sólo verbo",teoricamente con excelentes ideas para la población indígena pero en realidad es un psicópata que sólo atiende a sus propios caprichos. Dice Marlow de él que no tiene a nadie por encima ni por debajo, tampoco a los lados.
    Su descripción, dilatada a lo largo del relato, mantiene el interés hacia su persona que nos decepciona, como a Marlow, porque es como los demás un personaje vacio y endiosado, los salvajes y el ruso son realmente sus súbditos.
    Acompaña un entorno no menos amenazador, la selva: "tenebrosa, inescrutable, impenetrable,lóbrega, poblada de sombras abyectas que les persiguen por la orilla y les tiran flechitas pero a veces también lanzas que matan...."
    Está bien, me ha gustado correr una aventura tan peligrosa desde el sillón de mi habitación.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:10 p. m.

    JJ

    A mí también me ha gustado la novela, resulta en conjunto una novela antiimperialista, sin embargo, al principio (pág.21-22) una buena perorata pro imperialismo británico para, poco después -pág. 23 a 24- criticar al imperialismo romano, cuando los romanos bien hubieran podido verse a sí mismos como los británicos mismos en las páginas 21 a 22.

    Estoy de acuerdo en cuanto al colonialismo brutal del siglo XIX, me parece más culpable que el de tiempos anteriores (¿no había avanzado el humanismo, etc.?). Y lo curioso es que parece que nadie se acuerda de eso, todos se acuerdan del imperio español para ponernos a caldo (y no es que dé por bueno el colonialismo español).

    A mí también me ha gustado el ascenso por el río, que se relata en la página 70, cuando se van metiendo en la boca del lobo.

    La forma de narrar, en la página 72 me recuerda a Ryzsard Kapuscinsky (autor de "Ébano"), también de origen polaco. Es un estilo que me gusta.

    Me hizo gracia la forma en que ridiculiza a los colonialisas, dice que aparece uno con pijama rosa y metido en las botas, ¿tendría la culera sujeta con dos botones?

    Me sorprendió eso de que se pagara con trozos de alambre de latón ¿realidad o ficción? ¿una metáfora?

    Para la forma en que está contada la historia (alguien que cuenta cómo le contaban una historia) hubiera sido una buena idea emplear cambios de tipografía para distinguir al narrador de la del propio Marlow que le cuenta la historia.

    p98 La gente protesta porque Marlow se atribuye el mérito de repeler el ataque o, peor aún, porque les niega el acierto de sus disparos; se comportan como cazadores a los que les niegan la pieza.

    Por cierto Kurtz (en alemán: "corto") me parece un fraude, un "hombre que quiso reinar" (y lo consiguió); un lider nato idealista, pero no altruista, en alguna conversación habla del marfil conseguido aparte de la compañía para la que trabajaba. Kurtz es materialista, además de egocéntrico y egoísta.
    Sin embargo no se muestra en la novela esa capacidad de liderazgo de Kurtz, se nos cuenta como algo ya hecho: ya tiene la fama, cuando la tribu lo entrega se ve que manda sobre ellos pero falta ver cómo lo ha conseguido, es lo que hecho en falta a la novela.

    Estoy de acuerdo en que los nativos y el ruso eran súbditos suyos y él se comporta como un emperador que exprime a su pueblo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...