sábado, 21 de noviembre de 2015

BARRAYAR, de Lois McMaster Bujold


Rara vez apreciamos en su justo término las novelas que acaban con una boda (como ocurre en Barrayar). Estamos más acostumbrados en este club a las muertes, los asesinatos, los muertos que reviven..., todo lo que encoge un poco nuestro corazón y saca lo turbio que fluye por nuestra cabeza.
Pero hasta llegar a la boda ( perdón por el spoiler, aunque tampoco es para tanto. Se ve venir y es entre personajes secundarios) pasan muchas cosas. 

"Poco antes de fallecer, Ezar, emperador de Barrayar, nombra regente a Aral Vorkosigan hasta que Gregor, su sucesor, alcance la mayoría de edad. Aral deberá enfrentarse a diversos complots contra el futuro emperador y contra su misma regencia, protagonizados por disidentes de la nobleza Vor. En semejante contexto, Cordelia N aismith, futura madre de Miles Vorkosigan y capitana de Beta, se convierte en la esposa del regente."

Las reseñas más formales de Barrayar ofrecen un versión un poco distorsionada de la novela: definitivamente no es una novela de ciencia-ficción, más bien es que hay poca ciencia, por el contrario hay mucha ficción, mucha aventura.
Solo que las primeras páginas pueden ahuyentar a más de uno. ¿Acaso se necesita crear una galaxia para una saga, con sus familias, gobernadores, nobleza, costumbres, historia, para que luego los personajes se dediquen a tareas de lo más cotidianas, algo que podrían ocurrir en cualquier época o país? En ese sentido no es novela de ciencia-ficción, ni siquiera  una soap ópera. Le falta épica en los personajes y en la acción. Esta novela le sirvió a la autora para explicar el origen del personaje principal de la saga, Miles Vorkosigan.
Con todo la protagonista de esta novela, desde cuyo punto de vista se cuenta la historia, es Cordelia, la madre de Miles, esposa del nuevo regente de Barrayar, que enseguida goza de nuestras simpatías.
Apreciamos en ella su valentía, su independencia de pensamiento, su sentido de responsabilidad por el puesto que ocupa y su decidida, pese a quien pese, apuesta por sacar adelante a su hijo con sus posibles discapacidades.
Salva el personaje de Cordelia a la propia novela. La trama, sobre todo el final, el rescate del feto de Miles de las garras del pretendiente en la Residencia Imperial, es previsible, con poco interés y con algunas situaciones difíciles de aceptar. ¿Alguien cree que Cordelia lidere un "comando" encargado de liberar a su hijo mientras ejerce de casamentera de dos de sus compañeros y espera en los pasadizos  del Palacio Imperial? Toda la tensión se desinfla con una situación tan absurda.
Por otro lado, dentro del detallado dibujo psicológico de la regente, el lector se sorprende y empatiza con el sentimiento de angustia que sufre Cordelia cuando se pregunta qué va ser ella de su marido y de su hijo en ese lugar tan extraño que es Barrayar, tan alejado de las costumbres de su planeta de origen.
El lector no se lo espera, da otro sentido al libro, más humano con los personajes viviendo con más emociones. A partir de ese momento ya sobamos que, definitivamente, la novela no será un libro de ciencia-ficción.

Más portadas de Barrayar, mucho más atractivas que la de Ediciones Z.






No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...