martes, 6 de noviembre de 2018

CHRISTINE, de Stephen King

He aquí una de las novelas más populares de la prolífica producción literaria del “maestro del terror” Stephen King. 
El argumento de Christine (1983) está fundamentado en la vieja idea de la “máquina malvada”, sólo que en esta ocasión no se trata de un terrible robot o de un pérfido ordenador super-inteligente, sino de un coche. En concreto, un Plymouth Fury de 1958.
Tampoco lo del coche asesino es una creación original del autor. Existe una película de 1977 llamada The Car que probablemente le sirviera de inspiración, si bien es justo decir que, por muchas ideas que tomara prestadas Stephen King, su forma de contar historias es única. Y su estilo inimitable (aunque muchos lo han intentado).
El punto de partida del argumento es un adolescente llamado Arnie, nada popular y marginado por sus compañeros -hay que ver cómo abusa Stephen King de este tipo de personajes, el mismo perfil que aparece en Carrie (1974) y otras de sus novelas-, un estudiante brillante de grandes gafotas y el rostro castigado por el acné.
La vida de Arnie, invisible para las chicas y blanco de las burlas de los chicos, cambia cuando adquiere un viejo coche rojo: Christine, como lo llama el vendedor. Volcado en restaurar su automóvil y hacerlo funcionar, el chico comprueba cómo el acné desaparece de forma inexplicable. Poco a poco, Arnie se vuelve más atractivo y más seguro de sí mismo. ¡Todo gracias a Christine! Sin embargo, este coche por el que llega a desarrollar una extraña obsesión no tarda en mostrar su cara más oscura y terrible… La de un asesino sin compasión.

Comentaremos el liro el 19 de noviembre en la lirería Popular de Albacete, a las 19:00.

John Carpenter - Christine (Official Music Video)


Christine (1983) trailer subtitulado al español

miércoles, 17 de octubre de 2018

EN REALIDAD, NUNCA ESTUVISTE AQUÍ, de Jonathan Ames.

"En realidad, nunca estuve aquí es una novela dura. Consigue transmitir lo que quiere en tan solo un par de imágenes que incrusta en tu cabeza. Unas manos fuertes para poder romper dedos, un charco de sangre seca salida de un cráneo, una chica contando números para poder soportar lo que está viviendo. Es un alegato a la brevedad, a los textos directos y concisos, a los personajes poderosos creados a partir de tan solo dos pinceladas. Es una de esas novelas para regalar y recomendar, para difundir por el boca oreja y que no pase desapercibida."


Comentaremos el libro el lunes 29 de octubre, a las 19:00, en la librería Popular de Albacete.


◙◙◙◙◙◙◙◙◙◙

NUESTRO COMENTARIO:
“UN SICARIO EN TRÁMITE DE LOCURA”

Jonathan Ames, escritor, guionista de series televisivas y monologuista de humor, nos presenta un protagonista atípico. Se trata de un sicario de métodos expeditivos, que trabaja en solitario y vive en una burbuja de soledad y rencores traumáticos. Joe es un personaje que realiza sus encargos con tanta minuciosidad como violencia y siempre analizando sus propios pasos hacia una locura irremediable.

La historia objeto de este “cuento” (de “contar”, porque está muy bien “contada”) resulta tan espeluznante y escabrosa como casi superflua en el sentido de que podría ser cualquier otra, ya que el protagonista y sus idas y venidas mentales lo fagocitan todo. 

Y no olvidemos en esa gestión de la propia locura la relación con su madre casi inválida como conexión con un retazo de la  realidad. Su vida es un camino de muerte inexorable para todo lo que le rodea que se mitiga sólo cuando siente que “empieza a hacerlo mal”.

El autor no deja pasar la oportunidad de retratar una sociedad en la que los poderes político y económico son esencialmente corruptos. Su justificación de la prostitución infantil en base al número de “ricos” que hay en Nueva York o Chicago es demoledora...O las autojustificaciones interminables del senador para alcanzar el poder a costa de lo que sea.
Estamos ante una novela corta (103 pag.) con un final abrupto como el de un capítulo de una serie para la TV y que te invita a completar tú mismo los siguientes capítulos...como te parezca mejor pero, en cualquier caso, sin ser posible ninguna salida amable ni final feliz.

Para terminar, dos preguntas:

--¿ Es posible la toma de conciencia sobre la propia locura y de su evolución?
--¿ Qué significado tiene en realidad el título de la novela ?
Javier Cuenca 

En realidad, nunca estuviste aquí - Tráiler. Lynne Ramsay 2017


domingo, 1 de julio de 2018

LADRONES DE TINTA, de Alfonso Mateo-Sagasta

Nuestro libro del verano. Nos reuniremos para comentarlo seguramente a finales de septiembre o primeros de octubre, como siempre, en Popular Libros de Albacete.

LADRONES DE TINTA, de Alfonso Mateo-Sagasta

Un paseo por el lado oscuro de las letras en el Madrid del Siglo de Oro. Madrid, verano de 1614. Han pasado diez años desde que Francisco Robles publicara El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, una novela descabellada de Miguel de Cervantes que tuvo un éxito incandescente. A su estela, un autor desconocido, Alonso Fernández de Avellaneda, acaba de publicar una segunda parte de aquella historia a espaldas del autor y editor originales. Robles, frustrado y furioso por lo que le parece un robo que mermará sus ganancias y preocupado por los insultos que se dedican a Cervantes ya desde el prólogo, encarga a uno de sus empleados, Isidoro Montemayor #eterno aspirante a hidalgo, gacetillero, corrector de pruebas de imprenta y tahúr#, que averigüe quién se oculta tras el evidente seudónimo. Desde los círculos literarios más selectos hasta los tugurios de peor reputación, Isidoro Montemayor seguirá las pistas que, entre intrigas palaciegas, envidias perniciosas y juegos de corte, le llevarán a desvelar el misterio literario más relevante del Siglo de Oro. «...novela ferozmente deliciosa, llena de brío y vivacidad, que no se limita a desentrañar el misterio Avellaneda sino que consigue completar un fresco abigarrado, palpitante, amenísimo de aquel Madrid de comienzos del xvii...»
Juan Manuel de Prada  



NUESTRO COMENTARIO


          Elegí esta novela de Alfonso Mateo-Sagasta (historiador y sobrino bisnieto de Práxedes Mateo-Sagasta, varias veces presidente del Consejo de Ministros en el período comprendido entre 1870 y 1902) porque aúna por un lado, el estilo literario y el ambiente de las obras de los Siglos de Oro, con la trama y caracterización de los personajes propios de la novela negra. Sé que lo segundo me lo discutiréis pero tengo argumentos para debatirlo.

          ¿Qué tiene de lo primero? En primer lugar tiene en común con la literatura barroca el papel del autor, Mateo Sagasta, como  “garante” (persona que da garantía de que algo es auténtico) de un manuscrito encontrado en la Casa de Cameros, es más, ni siquiera es el autor del título puesto que está sugerido por su amigo pintor Fernando Marañón , es decir, el autor actúa al igual que hace  Cervantes en su Quijote el cual crea a Cide Hamete Benengeli para darnos a conocer el manuscrito donde se presenta a Don Quijote. La finalidad, el realismo y la crítica, pues este recurso se utilizó anteriormente en numerosas novelas de caballerías criticadas por Cervantes. En segundo lugar, la forma de dirigirse al lector, al más puro estilo de “A vuesa Merced” como en el Lazarillo (páginas 18, 24…) y en tercer lugar la cantidad de personajes “supuestos autores” que hacen que Isidoro vaya de un lado para otro sin descanso, característica que se puede ver también en las novelas picarescas del Barroco, de nuevo la finalidad es el realismo y dar fiel testimonio de las costumbres y pecados de la época.
                ¿Qué tiene de novela negra? Toda novela negra tiene que tener un cadáver, en este caso el muerto es Don Quijote puesto que ha sido brutalmente mancillado y asesinado en una falsa segunda parte escrito por un autor fantasma llamado Avellaneda. Una segunda víctima daño colateral del asesinato: Cervantes. Un detective, Isidoro de Montemayor, con unos rasgos particulares que le hacen especial: quiere a toda costa ser hidalgo y es inteligente pero no valiente lo que le ocasiona meterse en toda clase de fregados consiguiendo que le den palos, unas veces a gusto y otras no. Un móvil: aparentemente mancillar el honor de Cervantes, pero en realidad es el móvil más auténtico de la novela negra, el dinero, Robles quiere conseguir la segunda parte para aumentar sus riquezas. Una femme fatal: la condesa de Cameros de quien el detective incuestionablemente se enamora. Una serie de supuestos “asesinos” que son descartados consecutivamente a medida que la trama se va resolviendo: Lope de Vega, Gabriel Téllez, el Duque de Osuna, Jerónimo de Pasamonte, Medinasidonia, Juan Blanco de Paz, Góngora y Quevedo.  Y por último, una resolución de la trama donde no hay un solo asesino sino un auténtico complot al más puro estilo de las novelas de espías: son tres los implicados, dos sicarios, Juan Blanco y Pasamonte, y un auténtico Jefe de la Mafia de los garitos madrileños, Francisco Robles. Nada es lo que parece en el mundo de la literatura barroca, todo el mundo copia obras ya consagradas, se roban unos a otros la autoría del genio, se prostituyen las mejores obras en segundas, terceras, cuartas y milésimas partes, todos son Ladrones de Tinta.

Llanos Cuartero Rodríguez.

Cerramos la temporada 2017-2018

Acabamos la temporada con la valoración de los libros que hemos leído desde octubre de 2017 a junio de 2018. Como siempre ha habido opiniones para todos los gustos.


















Y, como todos los años, celebramos nuestra cena de fin de temporada esta vez en el Restaurante La Fonda, de Albacete.



viernes, 11 de mayo de 2018

LAS TRINCHERAS DEL ODIO, de Anne Perry


 "LAS TRINCHERAS DEL ODIO pertenece a otra saga de novelas ambientadas en 1914 y los siguientes años de la Primera Guerra Mundial. Son también de corte policíaco pero con la novedad de tratar el crimen dentro de otro episodio tan desgarrador como fue la Gran Guerra. He de decir al lector que este ingenioso modo de concebir una trama ya tenía precedentes. Me viene a la cabeza LA GUERRA DE HART, aunque no me acuerdo del nombre del autor de esta novela, que ha sido llevada al cine hace pocos años."
Comentariosdeliros.com

Comentaremos el libro el 28 de mayo, a las 19:00, en la Librería Popular de Albacete.

jueves, 19 de abril de 2018

TE QUIERO PORQUE ME DAS DE COMER, de David Llorente

"Max Luminaria era un chico muy callado. Sacó la mejor nota de selectividad de toda España y decidió estudiar Medicina. Una vez más, fue el mejor en los exámenes; el mejor en las prácticas y el mejor en el quirófano. Se lo rifaban todos los hospitales. No hubo cirujano más preciso ni vecino al que más quisieran los habitantes de Carabanchel. Lo saludaban por la calle. Le daban las gracias. Todos tenían a un familiar al que el doctor Maximiliano Luminaria había salvado la vida.Su vida, fuera del quirófano, era diferente, ¿o a lo mejor no? La realidad es que no podrás, nunca más, sentirte aliviado porque se haya descubierto al asesino, porque, querido lector, los asesinos caminan entre nosotros."
http://www.alreveseditorial.com/fitxallibre.php?i=118 
Comentarmos el libro el lunes 7 de mayo, a las 19:00 en la Librería Popular de Albacete.






Nuestro comentario sobre TE QUIERO PORQUE ME DAS DE COMER:

Si imaginas Carabanchel como ese entrañable barrio donde Rosendo Mercado pasea por la calle saludando a las vecinos o en el que el pequeño Manolito Gafotas hace de las suyas por los descampados, “Te quiero porque me das de comer” te va a impactar. Porque en esta novela, David Llorente nos cuenta su verdad sobre el barrio donde se crio y lo hace a partir de sus propios recuerdos (vivencias, leyendas, historias), le abre las tripas, exponiéndolas de forma despiadada y lo utiliza como un gran escenario donde actúan una cantidad imposible de personajes que tienen un factor común: su capacidad de sufrir o de hacer sufrir a los demás.
La novela es un complejo entramado de pequeñas historias y situaciones de una tremenda ferocidad, potenciadas por la frialdad y el total desapego con que el narrador las describe. Esto hace de cada una de ellas una joya de auténtica belleza, tanto por su plasticidad como por el cuidado por los detalles. La venganza, el odio, la depravación y la crueldad están presentes en cada página y llegan al lector como un puñetazo en el estómago; pero con humor, con mucho humor. David Llorente nos explica que algunos personajes fueron creciendo por sí mismos a medida que iba los escribiendo; esto mismo le sucede a la novela que también evoluciona y crece en ritmo, maestría y singularidad hasta llegar al final, que es en sí mismo un ejemplo de coherencia.
La curiosa estructura narrativa permite mantener ese ritmo frenético y un orden perfecto. Todas las piezas encajan, a pesar del enorme entramado de situaciones, historias y personajes y por si esto fuera poco, el doble salto mortal; consigue que la acción de todas las historias se desarrolle de forma simultánea. Destacan la ausencia de puntos y aparte, el abuso del paréntesis y los enormes párrafos usados como transiciones entre historias, algunos divertidos y otros desasosegantes o incluso repulsivos. La fórmula no puede ser más extraña, pero funciona de maravilla y hace que la novela gane en agilidad a medida que el autor le va cogiendo el tranquillo.
No vamos a hablar aquí del asesino o asesinos. Tampoco nos interesa si el detective es uno de esos tipos atormentados que se pone hasta el culo de pacharanes o si en Carabanchel nieva o truena. Lo interesante de “Te quiero porque me das de comer” es que David Llorente arriesga (y mucho) para ofrecernos una forma de escribir novela negra sorprendente y alejada de estereotipos. A cambio, al lector solo se le piden dos cosas, algo de paciencia para adaptarse al formato y muchas ganas de disfrutar sufriendo.

Ana del Pozo

viernes, 6 de abril de 2018

PLATA QUEMADA, de Ricardo Piglia


PLATA QUEMADA, de Ricardo Piglia

"Esta novela cuenta una historia real. Se trata de un caso de la crónica policial que tuvo como escenarios Buenos Aires y Montevideo en 1965. En septiembre de ese año una banda asalta un banco en San Fernando, provincia de Buenos Aires. También participan varios políticos y policías que se harán con su parte del botín una vez que el robo haya funcionado. El plan se cumple. Sin embargo, en la huida, los maleantes deciden traicionar a sus socios y escapar con toda la plata. La policía no lo va a permitir.

Ricardo Piglia tuvo acceso a materiales confidenciales: los legajos judiciales, la transcripción de las grabaciones secretas realizadas por la policía en el departamento de Herrera y Obes durante el dramático asedio, las declaraciones testimoniales y la crónica periodística. El conjunto del material documental permitió a Piglia armar la historia y reconstruir los personajes, el habla, la época, la trama y el drama con una precisión admirable."


Comentaremos el libro el 16 de abril en la librería Popular de Albacete.

NUESTRO COMENTARIO

Plata quemada, escrita por Ricardo Piglia, es la historia de un asalto a un camión de caudales. Estos hechos delictivos están basados en aquellos reales que ocurrieron en Argentina, desde el 28 de Septiembre al 4 de Noviembre de 1965, en la localidad de San Fernando, provincia de Buenos Aires. Detrás de un apoyo logístico político, los autores del atraco también habían hecho un trato con la policía local pero cambian de plan y deciden escapar al Uruguay, donde se blindan en un piso, rodeados de las fuerzas del orden uruguayas y en un desenlace inexplicable, estos delincuentes complejos y despiadados, deciden hacer algo inaudito con el botín.
Los personajes principales que sostienen la novela, (contratados por “Malito”, cerebro del plan y luego quien decide no compartir los 500.000 dólares de dinero robado), son los apodados “mellizos”; el “gaucho” Dorda y el “nene” Brignone, junto con el “cuervo” Mereles que cumple con las tareas de chofer de la banda. Estos tres delincuentes son los que ejecutarán una monumental resistencia contra la policía uruguaya y con sus historias personales, sostendrán el hilo narrativo de la trama, porque desde mi punto de vista lector, estamos en ante una novela de personajes, más que policial o negra en sí misma.
Los personajes secundarios que adornan el entramado son el “chancho” Silva, comisario argentino, con una visión muy particular de los hechos y de las personas. El “chueco” Bazán, un delincuente que participa en el atraco y que luego se lo carga dicho comisario. “Nando” (amigo de “Malito”), un político cercano a la Alianza Libertadora Nacionalista, (grupo paramilitar de raíces peronistas) y Fontán Reyes, devenido cantor de tangos cuyas relaciones familiares en altos círculos de la política, le informan sobre el cuantioso caudal de dinero que se transportaría en San Fernando, aquel día del atraco, desde el banco hasta la municipalidad, para pagar los sueldos del mes. Sin olvidar a un tal Emilio Renzi, periodista que cubre los acontecimientos, (el alter ego del autor) que vuelve a aparecer en otras de sus novelas y también como autor de los diarios personales póstumos que Piglia decide publicar antes de su muerte, a los 76 años, en enero del 2017.
Hay que hacer notar por un lado, la maestría de Piglia en la voz del narrador, puesto que consigue ir cambiando el punto de vista sin que el lector casi lo note. Estamos frente una estructura narrativa de múltiples registros.
También es relevante el trabajo de investigación del autor, documentándose en hechos históricos, con acceso a informes policiales y expedientes judiciales que se labraron en su momento. Dentro de estos dos elementos, el literario y el documental, Piglia desata su imaginación agregando variantes de partes inventadas que serán la materia base de la novela, por ejemplo un supuesto micrófono escondido que termina siendo un recurso narrativo.
También en los “Diarios de Emilio Renzi”, Piglia cuenta de un amigo personal, un tal “Cacho”, transgresor de la ley que por robar, termina varias veces en la cárcel y que mantendrá una amistad con el autor y, que le servirá de “musa inspiradora” para relatar algunos de los hechos carcelarios y delictivos, en “Plata Quemada”.
Otro aspecto interesante a tener en cuenta: en un reportaje Piglia dijo que escribió “Plata quemada” para contar el Menemismo. Una confesión que llamaría la atención a cualquier lector argentino, puesto que los hechos ocurren el 1965, durante la presidencia del Dr. Arturo Umberto Illia. Sin embargo el grado de podredumbre que gozaban ciertas estructuras del poder en Argentina en la década de los sesenta, se vuelve a repetir quizás más sutilmente durante el gobierno de Menem, cuya síntesis económica de gobierno, dará paso, años después, a la gran crisis del país, con el nefasto y famoso “corralito”. Y aquí podríamos adornar esta reflexión personal, con el epígrafe de Bertolt Brecht que inicia esta novela:
“¿Qué es robar un banco comparado con fundarlo?”

También me interesa, hacer un pequeño “paneo textual” de frases y dichos dentro de la novela que para mí contienen un doble discurso, porque Piglia hace una literatura con la historia, la política, la filosofía, la tradición y también el género policial, (el mismo Piglia dirigió una serie de novela negra, como gran lector y entendido en la materia, no olvidemos que aparte de escritor fue profesor, crítico e investigador docente universitario en Argentina y EEUU).

Selección de frases y dichos

TRES
-No soy uruguayo pero los voy a cruzar al Uruguay.
-Ya sé, claro, pero tenés como pinta de charrúa (uruguayo), sin embargo, vos, das la impresión…-dijo el gaucho-todos los uruguayos parecen viudos. En realidad parecen peronistas, los uruguayos, viudos del General.
(Si bien, al comienzo, el argot o habla argentino puede a un lector que no sea nativo del país, lentificar o dificultar la lectura, es recomendable continuar leyendo, porque considero una lástima suspenderla solo por ese motivo puntual. Aquí el gaucho Dorda hace una reflexión un poco “sui generis” que no deja de causar gracia por su originalidad, la de un “uruguayo peronista”).
Había armado un escuadrón de la muerte siguiendo el modelo de los brasileños… Se terminó la delincuencia común, decía Silva, los criminales ahora son ideológicos… son delincuentes sociales, son terroristas… la gente de la resistencia peronista (resumía Silva) cansada de  la militancia heroica había empezado a chorear (robar) por su lado…
(Estos dichos del comisario Silva, son una clara simplificación del habla de algunos mandos de las fuerzas de seguridad que ya en aquellos años sesenta, mantenía este convencimiento ideológico, una entelequia para justificar y poder actuar impunemente. Preludio de lo que vendrá luego en los años más oscuros).
El psiquiatra de la cárcel, el Dr. Bunge, se obsesionó con el caso…explicó la caracteropatía de Dorda como la de un esquizo… porque oía voces, hablaba poco, por eso era callado…
La maldad- decía Dorda… no es algo que se haga con voluntad, es una luz que viene y que te lleva.
(Nos presenta el problema psicológico que padecía el gaucho Dorda que luego el mismo personaje desarrollará en sus singulares palabras)
Hay que ser muy macho para hacerse coger (follar) por un macho, decía el gaucho Dorda….
-Qué son ustedes-dijo malito-, ¿marido y mujer?
-Claro, boludo- dijo el nene
… había un entrerriano que se la podía chupar solo, se doblaba como un alambre y sacaba la lengua… se reía el gaucho…
(La narración, adquiere por momentos, un timbre de voz despojado de formalidades textuales y, nos muestra con palabras de la calle, comentarios y aspectos que vamos conociendo o intuyendo de los personajes).
CUATRO
-¿Qué le pasó comisario en la mano?
Silva trató de buscar una frase que al chico le pareciera real
-Me la recalqué pasándome periodistas putos por el forro (piel) de las bolas…
(Se podría decir, sin exagerar, que en esta respuesta de Silva al periodista Emilio Renzi, estaría resumido el sentir de algunos sectores del poder armado del estado, con la prensa libre, en aquella época).
Cuando Silva entró con la patota, todos en el café se quedaron inmóviles… esa era la sensación… silencio, movimientos lentos y cara de miedo…
(Una descripción por demás elocuente que se repetirá mucho en los años siguientes, con las dictaduras militares).
Aprendí a llevar una púa escondida entre los huevos…
… te metés para adentro y viajas… una vez estuve como tres día haciendo una casa, te juro…
La vida es como un tren de carga… parece que no termina nunca… pero al final te quedás mirando la lucecita roja del último vagón…
(El nene Brignone reflexiona sobre la vida y cuenta sus experiencias carcelarias, dándole al testimonio una cuota de veracidad y verosimilitud por demás elocuente).
CINCO
…la voz del gaucho que lo llamaba como si fuera un gatito. Michi, michi, michi…
(Dorda no se inmuta por nada, en plena persecución policial, cuando buscan al uruguayo Yamandú para matarlo, no deja de tener expresiones graciosas que reflejan la sangre fría e insensibilidad del delincuente).
SEIS
Mirás el mapa y es como un hilo, hay una ruta que va desde Tierra del Fuego hasta Alaska…por el medio de la selva…la hicieron los alemanes…
Vi en la tele que en los cines se puede robar si uno entra por atrás… sabés la guita (dinero) que podés hacer afanando (robando) en un cine lleno…
(Las reflexiones de los asaltantes que a lo largo de la historia se comentan, adquieren ribetes absurdos y delirantes, muy acordes con los mitos y leyendas urbanas que por momentos de la lectura, hacen reír).
Ellos estaban metidos en una especie de cápsula perdida en el espacio, un submarino, dijo Dorda… Los tiros eran como bombas de profundidad que los sacudían sin lograr liquidarlos.
Porque los que mueren heridos por las balas no mueren limpiamente como en las películas de guerra… los que mueren en un tiroteo son desgarrados por los tiros y trozos de su cuerpo quedan desparramados por el piso, como restos de un animal salido del matadero.
(Durante el sitio de la policía uruguaya, se producirá un trágico enfrentamiento que nos muestra, en su versión literaria, una de las mejores partes de la novela).
-Hay que ponerlos contra la pared y colgarlos.
-Hay que hacerlos morir lentamente achicharrados.
… y no hay nada más valioso entre nosotros que el dinero, dijo el profesor Andrada y de inmediato fue citado por el juez.
(El contexto social que rodea los acontecimientos finales, reacciona de una manera muy particular ante el devenir de los hechos y refleja el sentir popular, de una sociedad alienada también por el dinero).
Finalmente, en un epílogo, revelará el autor, el lado oculto de la confección y realización de “Plata quemada”, dando a conocer aspectos primarios que le ayudaron a él, en el trabajo final del manuscrito que permaneció en un cajón, sin terminar, durante un largo tiempo.


Tarsicio Molle González

sábado, 17 de marzo de 2018

SUEÑO DEL FEVRE, de George R.R. Martin

SUEÑO DEL FEVRE, GEORGE R. R. MARTIN

"Para su segunda novela en solitario, George R. R. Martin eligió el Misisipi de Mark Twain como escenario histórico de la que ha llegado a consagrarse como una de las novelas de vampiros más celebradas de todos los tiempos. Una atmósfera sobrecogedora construida con maestría, la recreación impecable del marco histórico y un tratamiento del monstruo cercano a la ciencia ficción que remite al mismísimo Stoker han convertido Sueño del Fevre en otra novela de referencia de un escritor tan rotundo como polivalente."
https://www.casadellibro.com/libro-sueno-del-fevre/9788496208759/1624190


Comentaremos el libro el 2 de abril en la Librería Popular de Albacete.



Nuestra opinión después de la reunión:

Nos encontramos ante una novela de vampiros escrita por el prolífico George R. R. Martin en 1982. Esta novela se aleja del tema tratado posteriormente en la famosísima serie Canción de hielo y fuego cuyo primer libro Juegos de Tronos fue publicado en 1996, si bien, Martin es autor de novelas muy interesantes y que merecen la pena leer como Muerte de la Luz (1977) y los Viajes de Tuf (1986) entre otras.

 Sueño de Fevre es la historia de una extraña y curiosa amistad, entre un hombre Abner Marsh y un vampiro Joshua York…
 En 1857 Abner Marsh, un capitán de barco que ha perdido toda su flota de paquebotes, es contratado por un joven adinerado llamado Joshua York para ser el capitán de un nuevo barco que desea construir, el más grande y rápido del Misisipi. La única condición que le pone York es no realizar preguntas sobre su comportamiento ni molestarlo jamás mientras duerme de día.Marsh acepta el trato y bautiza a su nuevo barco de vapor como “Sueño del Fevre".Abner Marsh navega orgulloso con su nuevo y lujoso  barco por el río Misisipi, su intención, además del comercio, es realizar carreras con otros barcos de vapor para labrarle al "Fevre" una gran reputación. Su obsesión es vencer al barco más rápido "El Eclipse".Pero las cosas se tuercen cuando York, acompañado por cuatro amigos tan pálidos como él y con sus mismas extrañas costumbres, empieza a realizar paradas en sitios inesperados dando como resultado un retraso considerable en los negocios.Marsh, cansado por tantas paradas imprevistas, entra en el camarote de York mientras él está ausente, allí sólo encuentra unos recortes de periódicos de horribles asesinatos cometidos por lo que parece ser unas bestias salvajes. Tras salir del camarote es descubierto por Katherine, una amiga del grupo de York. Marsh decide contarle la verdad antes de que lo delate. York le explica que está a la caza de vampiros y la manera de encontrarlos es por medio de esos recortes haciendo las paradas donde ocurrieron los asesinatos.Los vampiros que busca York están liderados por un “Amo de Sangre”, Damon Julian, éste tiene un fiel y ruin humano llamado Billy Tripton, apodado Billy Vinagre, que le proporciona bellas víctimas compradas a los esclavistas a cambio de que en un futuro lo transforme en vampiro. Damon Julian decide que la mayor parte de sus siervos vampiros se vayan de su mansión, pues cada vez es más difícil alimentarlos a todos.York encuentra y aloja en el Fevre a diversos miembros desperdigados de familia vampira de Julian. Marsh harto de los rumores y de la mala fama que va adquiriendo su barco, decide pedirle explicaciones a York. Éste le cuenta la verdad. Todos ellos son vampiros dominados por una sed de sangre ("la fiebre") que no pueden evitar y los humanos ("el ganado") son su alimento. York es la salvación tanto para los vampiros como para los humanos, pues ha creado un antídoto que calma su descontrolada sed de sangre. York, tras contarle su historia, le pide a Marsh que le ayude y lo lleve al lugar donde residen los últimos vampiros.
Pero, tras rescatar a estos últimos vampiros, Julian no acepta vivir bebiendo el antídoto para calmar su sed, y se enfrenta a York, al que vence delante de todos.Marsh logra escapar, volviendo por el día para, con ayuda de dos de sus hombres, matar a Julian, así York sería el amo, sin embargo matan al vampiro equivocado. Al oscurecer se encuentran con Julian. Marsh logra escapar tirándose al río. Ahora, el objetivo de Marsh es reunir tripulación en su antiguo, único y pequeño barco superviviente, el Eli Reynolds, para encontrar al Sueño del Fevre. Poco a poco,  llega a la conclusión de que su barco lo han pintado y cambiado el nombre a "Ozymandias" (Término sacado de un poema del poeta del romanticismo, Percy Bysshe Shelley).Lo persiguen de noche pero son descubiertos. El barco de Marsh al ser mucho más pequeño y menos rápido, se mete en un paso estrecho del río quedándose encallado, sin embargo el "Ozy" no puede acceder. Marsh le dice a toda su tripulación que escape quedándose sólo con su escopeta para matar bisontes. Es sorprendido por los vampiros que lo llevarán al Ozymandias.Julian le propone que sea su capitán, Marsh se niega para no traicionar a su antiguo socio York. Al día siguiente consigue escapar ayudado por York que arriesga su pellejo a pleno día.Marsh, el cocinero Toby, el timonel Karl Framm desangrado por varias mordeduras, York y su amada Valerie huyen en una chalupa a pleno día. Son rescatados y ayudados por el propietario de una hacienda, Aaron Gray. Valerie muere debido a las graves quemaduras. York tras recuperarse durante la noche de las suyas, se despide de Marsh y decide regresar al Ozymandias, ya que su destino es salvar a su gente.
Trece años después, Marsh, sin saber nada del Ozymandias desde aquella noche de Noviembre de 1857, recibe una carta de York en la que le pide encontrarse. En la reunión York le explica lo sucedido durante esos años y su decisión de matar a Julian, pues va a tener un hijo con Cinthia y no quiere que sea una bestia ni un esclavo de Julian. Marsh acepta ayudarlo y vuelven al Ozymandias, ahora encallado, destrozado y lleno de podredumbre.Allí en pleno día tendrán la última batalla con Julian. Antes, Marsh dispara a Billy Vinagre en el pecho, quien cae de forma violenta y se parte la columna. Julián aparece y le rompe un brazo a Marsh retirándole la escopeta. Amenaza a York, y le obliga a sentarse al sol.Billy Vinagre piensa que no ha muerto porque por fin es un vampiro (Esos 13 últimos años ha estado bebiendo sangre e incluso comiendo carne humana para lograr la plena transformación) y espera que sus heridas se sanen. Cuando se da cuenta de que no se curan ni dejan de sangrar reclama la ayuda de Julian. Éste se mofa de él y le confiesa que todo es mentira, no puede transformarlo en vampiro. Billy le clava un cuchillo en el ojo. Marsh con un brazo roto recupera la escopeta y le dispara a bocajarro a Julian. York, a pesar del abrasador sol que lo quema y debilita, se levanta siguiendo las órdenes de su “Amo de Sangre” y ataca a Marsh. Éste le dispara en la axila logrando que escape de la dominación de Julian. York, lleno de rabia, irá a por Julian y mientras lo sujeta por el cuello, Marsh le mete dos cartuchos en la cabeza. York dominado por la sed tendrá que decidir entre el antídoto o la sangre de Marsh.
Cien años después, Joshua York sigue visitando la tumba de Marsh. Comentario:

La novela está escrita en un narrador equisciente, es decir, un omnisciente selectivo desde el punto de vista de un protagonista, normalmente, desde Abner Marsh, aunque a veces, cambia ese punto de vista hacia Billy Vinagre.
No cabe duda de que George R. R. Martin es un gran narrador. El Sueño del Fevre, como todos sus otros libros, tiene una prosa impecable, una elección precisa del lenguaje, una gran habilidad para narrar los acontecimientos y meter al lector en una historia de fantasía que resulta bastante creíble.
Hay muchas novelas basadas en el antiguo y tradicional mito, (aparece en casi las culturas), del vampiro, ser maldito que se alimenta de la sangre de su víctimas, El Vampiro de Polidori (1816), y con el mismo título EL vampiro de Tolstoi (1841), Carmilla de Joseph Sheridan Le Fanu (1872), la novela cumbre del género, Drácula (1897) de Bram Stoker, y ya en el S. XX, la magnífica novela de Richard Matheson, Soy leyenda (1954), Anne Rice, con sus Crónicas Vampíricas (1976), Crónicas Necrománticas (1986) de Brian Lumley, o la nueva y blanda versión en forma de novela romántica de vampiros dirigida al público joven, Crepúsculo, escrita por Stephenie Meyer (2005).
En la novela que nos ocupa, Sueño de Fevre, Martin enfoca el tema de los vampiros de una manera muy particular y original, si bien sigue manteniendo características clásicas como la sensibilidad a la luz y la sed de sangre. El autor también demuestra una gran capacidad para recrear espacios y construir escenarios en una contextualización histórica. Traslada al lector al Misisipi del S.XIX, el mismo Misisipi del Mark Twain, y nos ofrece un magnífico retrato social y político de la época, manteniendo una extraordinaria atmósfera. La descripción del mercado de los esclavos es sensacional, nos sumerge en ese terrible mundo de compraventa de personas, como si fueran animales, que resulta realmente dramático y perturbador.También, es muy interesante la analogía amo-esclavo, humano-vampiro y la revisión de la amistad y la lealtad.
 Lo peor:
quizás haya lectores a los que les desespere el gusto excesivo del autor por los detalles y una minuciosidad exagerada que, a veces, ralentiza la trama y resulta innecesaria en muchos casos.


Nieves Jurado 

ÌRENE, de Pierre Lemaitre

"Lemaitre, hoy por hoy, el mejor y más en forma novelista noir galo, un tipo capaz de pisarle los talones al maestro (Banville) Black, en destreza narrativa y musculoso magnetismo literario criminal, juega al gato y al ratón con el lector, proponiéndole un suculento y lúdico banquete, susurrándole algo así como: “He aquí un asesinato que alguna vez cometió un personaje de ficción, ¿sabrías decirme en qué novela se encuentra?”. La novela se convierte así en un crucigrama perverso, un tablero sobre el que Lemaitre, en su condición de maestro de ceremonias, coloca a Camille, su detective, a Irène, su mujer, al puñado de agentes que revolotean a su alrededor, a un periodista impaciente, y a un profesor y a un librero, expertos ambos en novelas de misterio."


PIERRE LEMAITRE (Paris 1951) es muy conocido por su novela Nos vemos allá arriba (2013) –la leímos en este club en la temporada 2015/16- aunque ya tenía fama como escritor de novela policiaca con la serie del inspector Camille Verhoeven: Irene (2006), Alex (2011), Rosy & John (2012) y Camille (2012), que ahora se han publicado juntas con el título Verhoeven la serie que mató a la novela negra nórdica. Otras obras suyas traducidas al castellano son Vestido de novia (2008) –leída en la temporada 2016/17-, Recursos inhumanos (2010), Tres días y una vida (2016).

Además de escritor es psicólogo y guionista de cine y televisión. Durante años trabajó como profesor para adultos, concretamente enseñando comunicación, cultura general y literatura destinada a bibliotecarios. Escritor tardío, puesto que es a los 56 años cuando publica su primera obra, Ìrene, precisamente la que vamos a comentar hoy. Aclarar que el titulo original es Travail soigné que podría traducirse por Trabajo perfecto o Trabajo impecable

Elegí esta obra por el autor. Las otras dos obras que hemos leído en el club nos habían dejado buen recuerdo.

PERSONAJE PRINCIPAL: Camille Verhoeven, su baja estatura 1m 45cm (padeció hipotrofia fetal causada por el abuso del consumo de tabaco de su madre) marca su vida y la relación con los que le rodean (al sentarse los pies no le llegan al suelo; no puede poner el brazo sobre el hombro de su esposa cuando pasean juntos, en las reuniones con sus ayudantes siempre está de pie, …). Cursó estudios de derecho y es Comandante de la Brigada Criminal de Paris; tiene fama de detective minucioso e implacable Está casado con Irene.

OTROS PERSONAJES:

Irene: da el título a la novela en español. Esposa de Camille, está embarazada de 8 meses; ha dejado el trabajo y los días en casa se le hacen muy largos, sobre todo porque Camille está muy ocupado por unos atroces asesinatos.

Armand, Maleval y Louis: son los tres policías ayudantes de Camille. El primero concienzudo, tímido y tacaño. El segundo impulsivo, jugador y mujeriego. El tercero educado, detallista, imprevisible e inteligente, el ojito derecho de Camille.

Le Guen: Comisario. Grandote, triste, apesadumbrado. Es el superior de Camille, y su amigo. Lleva muchos años sin dirigir investigaciones.

Philippe Buison: Periodista sin genio al tiempo que suspicaz y avezado. Ha adquirido fama cubriendo casos espectaculares en los que descubrió elementos nuevos. Es un incordio para Camille. Se entera y publica todos los detalles que va conociendo la policía.

Balanger y Lassage: Profesor de literatura el primero y librero el segundo ayudan a Camille a relacionar asesinatos con novelas. Durante bastantes páginas Lassage será sospechoso de ser el autor de los asesinatos,

Deschamps: La jueza. Poco agraciada físicamente, un duro hueso, Varias veces está a punto de apartar a Camille de la investigación.

Eduard Crest; Médico psiquiatra que ayuda a definir el perfil psicológico del asesino.

LA NOVELA:

La novela se inicia con el descubrimiento de un crimen espeluznante; la escena es tan truculenta y desagradable que incluso los policías más experimentados son incapaces de soportar (vómitos de Louis). Hay un par cosas raras en la escena del crimen: una huella dactilar echa con un tampón y un mensaje en el contestador del teléfono, el cual no está conectado a la red.

El equipo policial comienza la investigación y pronto lo relacionan con otro macabro crimen de dos años antes que quedó sin resolver y en el que también apareció la misma huella del tampón. Camille, descubre que el anterior crimen se realizó exactamente igual que el que se relata en la novela Dalia Negra de James Ellroy. La línea de investigación de centran en que el asesino ha cometido otros crímenes brutales y que todos los crímenes son una puesta en escena de brutales crímenes de famosas novelas negras. Esta relación con la novela negra da pie a la prensa para calificar al asesino “El Novelista". También la prensa, a espaldas de la policía, va publicando los avances de la investigación; lo que provoca, además del cabreo de Camille, el enfado de la jueza del caso que está a punto de apartar a Camille del caso.

Un librero, Lassage, informa a la policía de la relación del asesinato del comienzo del libro con el que se narra en la novela America Psycho de Bret Easton. Por las coincidencias de fechas y lugares entre sus viajes y los de los asesinatos, y por la elevada cuantía de sus gastos, este librero será el principal sospechoso de los asesinatos. Camille también pide ayuda a Balanger, un profesor universitario experto en novela negra.

Camille, en una revista de bibliófilos (Noches Blancas), escribe un comentario al cual responde el asesino. Son tres cartas en las que “El Novelista” le dora la píldora al policía y le explica algunos de los aspectos de sus (trabajos) fechorías. Se trata de escenas meticulosamente preparadas por el asesino para rendir homenaje a famosos libros de novela negra.

Irene, la esposa de Camille, sufre una caída y es ingresada en el hospital. Cuando regresa a casa es secuestrada por el asesino y ………

MIS VALORACIONES

- El relato es ágil y está bien construido.
- Describe en profundidad a los protagonistas, en especial a los secundarios; a veces es exagerado con la vestimenta y con la poca altura de Camille.
- Las descripciones explicitas de los asesinatos resultan muy crudas y sanguinarias.
- La novela da numerosos giros, el del final (comienzo de la segunda parte) es el más inesperado. La novela que leemos ha sido escrita por ……
- El ritmo va aumentando con el paso de las páginas, en la parte final es trepidante.

COMENTARIOS:

  • Me ha dado a conocer otras novelas muy famosas. 
  • El nombre de Camille me hizo pensar que era una mujer. 
  • Por el título en español me hacía pensar cómo tendría que intervenir Irene en la historia. 
  • Me fue fácil empatizar con Camille y agobiarme y, en la parte final, sufrir con él 
  • La cita del principio: “El escritor es una persona que encadena citas quitando las comillas” tiene que ver con el giro del final. 
  • Dos expresiones que no conocía: “La noche de Descartes” y “La fe del carbonero” 
  • Parece un poco raro que Camille no se mosquee de que Buisson sepa tan pronto cada una de las novedades de la investigación. Tendría que haber pensado que alguien cercano le estaba pasando información. 
  • Las dos escenas con la esposa de Cottet dueño de la inmobiliaria que alquiló el local al asesino están muy logradas. 
  • Exagerada la escena del viaje en coche hasta el taller de la madre de Camille.

Julio Fernández


Comentamos el libro el 12 de febrero de 2018

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...