martes, 16 de marzo de 2021

CUARENTA MIL AÑOS SIN TI, de Paula Gil

El 15 de marzo comentamos CUARENTA MIL AÑOS SIN TI, de Paula Gil García.

Después de publicar la novela, Paula Gil escribe un relato que completa ciertos detalles que habían quedado sugeridos en el texto, pero que el argumento no permitía concluir: PERMAVIRUS

Y en la reunión tuvimos la oportunidad de hablar con la autora (abajo a la izquierda)




NUESTROS COMENTARIOS:

Es una novela entretenida, que se deja leer con facilidad. El lenguaje es sencillo, sin complicaciones gramaticales, directo, moderno, sin pretensiones, no pretende demostrarnos su cultura. El argumento es más parece un thriller en un mundo con avances técnicos, con un ritmo sostenido, sin llegar a trepidante, un tanto a saltos. Tiene un primer desenlace, la matanza en la Colonia Attacher, que  tiene su emoción, aunque podría irle bien un poco más de detalle, de emoción.  El segundo, al final del libro, está  bien aunque echo de menos un acercamiento más progresivo. Yo veo en la historia dos partes, la primera, el thriller, la huida, centrada en el tema de la clonación de homínidos,  es la mejor, aunque me gustaría más evolución,  menos saltos; la segunda parte da un giro bastante desconcertante, desaparece el problema de la clonación y se centra en el cambio climático y finalmente en una pandemia. Esta última para la veo escrita un poco rápida,  como si quisiera acabar de alguna manera, la complejidad de los temas y su dramatismo piden un relato más pausado y detallado. Los personajes los veo bastante planos, apenas apuntan es aspecto psicológico y no se les ve evolucionar a pesar del dramatismo de los hechos. El aspecto emotivo apenas tiene presencia, sería interesante conocer las sensaciones y sentimientos de los protagonistas en situaciones tan dramáticas y con relaciones tan intensas.

César

La novela nos muestra un futuro que prácticamente ya está en el presente (vientres de alquiler, robótica, clonación, cambio climático, etc.). Si bien la resurrección de los extinguidos neandertales es un tema más complejo, pero que ya podría estarse planteando, dadas las investigaciones que, respecto a animales extinguidos como el mamut, se están llevando a cabo por científicos rusos, chinos y norteameamericanos.

El problema es completar la secuencia del genoma del animal extinguido, para ello el deshielo de los polos puede ser crucial, pues pueden aparecer animales prácticamente completos, y como no, homínidos (neandertales, denisovanos, homo florisiensis, etc.), que podrían permitir obtener su genoma y por lo tanto su clonación.

El ser humano siempre ha tenido una necesidad de buscar recursos, crear artilugios, máquinas, para trabajar menos, tener más ocio, producir más y a menor coste, lo cual en la actualidad se ha visto incrementado por la incorporación cada vez mayor de la Inteligencia Artificial, la cual, si no se pone límites, podrá llegar a sustituir al hombre en multitud de actividades. Cuando ello se produzca, y la sociedad se haya acostumbrado a los robots, surgirá la necesidad de algo más cercano, menos frío, algo vivo, clonando primero a animales extinguidos, como mascotas, o para crear un parque jurásico, y posteriormente homínidos, como los neandertales.

La novela, plantea este futuro distópico, sin profundizar sobre cuestiones legales, éticas y morales, simplemente contando la lucha de la madre de alquiler (Tessa) con su hijo neandertal (Lars), y la empresa (Cariyax), que, sin ningún escrúpulo, la engaña y se quiere apoderar a toda costa de su hijo, al considerarlo su creación, su propiedad.

Su lectura es amena y ágil, creando una gran empatía en el lector con Tessa y sobre todo con su hijo, Lars, sintiendo la necesidad de cuidarlo y protegerlo. 

El final de la novela también tiene algún paralelismo con la actualidad, la aparición de un virus letal, que se contagia por el aire, si bien en la novela se asocia al deshielo debido al cambio climático, ante el cual los seres humanos perecen y los neandertales son inmunes, dando un giro irónico al relato, que hace que el lector se plantee una gran pregunta ¿Los avances científicos y tecnológicos nos llevan a un futuro mejor, o nos llevan volver al pasado o a nuestra propia extinción?

Pepe

Con la ciencia ficción me pasa como con el jazz: me acabarán gustando. Y esta novela podría ser una buena puerta de entrada al género, pues sus planteamientos son básicos, en el buen sentido, lejos de artificios y complejidades para niveles más avanzados.

Estilo narrativo sencillo, entretenido y con la sola pretensión de entretener y de reflexionar a la vez con un futuro que ya está aquí desde Dolly (que sepamos).

Escenario climático y social venidero, las mismas potencias disputándose la parte del pastel sin muchas restricciones éticas o de legalidad y, entre medias series humanos que piensan que la dignidad está por encima.

Premonitoria?

Raimundo


Me ha resultado entretenido e interesante. Lenguaje claro y conciso, personajes interesantes y una hipótesis q es de semi-ciencia ficción pues el final de la novela es algo que se viene anunciando por la ciencia ... La aparición de enfermedades -no tanto por el deshielo del Ártico como por el del permafrost siberiano- frente a las q no tendríamos inmunidad.

Como hemos dicho a veces no hace falta escribir 500 páginas para crear una buena historia

Javier

Me ha parecido una obra de ciencia ficción sencilla, amena y bien escrita. Un buen relato para iniciarse en la ciencia ficción. No me parece  arriesgada en cuanto a su previsión de futuro cercano pero sí es interesante su planteamiento: la excesiva intrusión de la tecnología en la vida, las consecuencias indirectas cambio  climático, el uso cada vez mayor  de la inteligencia artificial, los "vientres de alquiler ",la clonación . La clonación  es desde hace años una posibilidad, clonar seres humanos se considera una aberración pero ¿Y clonar un neandertal?¿Y hacerlo para explotarlo como mano de obra esclava? Después de todo es otra especie...

Toca muchos temas y creo que  podría desarrollarse mucho más.

Jose


NUDOS Y CRUCES, de Ian Rankin

El 22 de febrero comentamos NUDOS Y CRUCES del escritor escocés Ian Rankin

NUESTROS COMENTARIOS:

Es una novela policíaca bastante tradicional: el protagonista es un héroe traumatizado que ejerce de antihéroe (aparente), con una vida desestructurada, alcoholizado,  enganchado al tabaco, con una fuerte tendencia a la promiscuidad, frecuentado de los ambientes más degradados... El caso, como no, un criminal en serie. 

Los personajes no están mal definidos, tienen rasgos psicológicos pero les falta el aspecto emocional. 

La novela tiene dos partes: la primera, que ocupa casi dos tercios, carece de ritmo y de emoción,  con el caso como telón de fondo, nos muestra la vida del protagonista, sus conquistas "amorosas", su poco destacado trabajo policial y sus borracheras, creando una historia aburrida, que invita a dejar la lectura; la segunda, con más ritmo, entra de pleno en el caso, aunque de una forma un tanto forzada,  "hipnótica", donde carece de importancia la investigación,  lo fundamental es una pseudo-acción, basada en las elucubraciones autoculpabilizadoras del personaje y su continuo trasegar de whisky,  para desembocar en un desenlace bastante decepcionante y absurdo. 

Por otra parte, emplea un narrador omnisciente, pero nada aséptico, un narrador que no pierde la ocasión para adoctrinar, para moralizarnos, con una ideología bastante carca: una visión siempre sexualidad de la mujer, una visión añorante de otros tiempos, una valorización de los valores viriles de la milicia, un desprecio de la juventud y de las ideas progresistas... 

Desde mi punto de vista es una novela bastante aburrida,  inconsistente, donde el caso no evoluciona (pega un salto)... Yo creo que es una novela para la presentación de los personajes, fundamentalmente del protagonista, de ahí  la gran importancia que se da a la vida y milagros del protagonista.

César


Corta novela en la que el tema policial se trata más en los personajes y las relaciones entre ellos que en la investigación y la acción policial. Hay muy poca investigación, poca acción y casi nula intriga. Otra parte importante de la novela la dedica a la ciudad de Edimburgo pero no como la verían los turistas sino la parte más oscura.

Se centra, sobre todo en la primera parte, en presentarnos al sargento John Rebus, un policía de Edimburgo que presenta unas características similares a las de muchos detectives famosos: Bebedor y fumador, aislado, sin amigos, divorciado, poco valorado por sus superiores, …con problemas ¿depresivos? motivados por su paso por las SAS (fuerzas especiales del ejército británico). El tema central es el secuestro y asesinato, sin abusos sexuales, de varias niñas con edades cercanas a los 10 años.

De pasada introduce otros aspectos para ¿completar?: Los espectáculos de hipnosis, el tráfico de drogas en los está implicado el hermano del protagonista, y el trabajo de un periodista encargado de la sección de sucesos.

Hace mucha referencia a la novela Crimen y Castigo de Dostoievski (ya la leímos en este club) y de pasada al Doctor Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson (¿deberíamos leerla en el club?).

Me ha llamado la atención: El juego de las tres en raya (no el que jugamos aquí) con el sistema para no perder y la mención del ladrón de guante blanco Beacon Brodie.

Dos cuestiones que no me creo del todo: 

- El policía Jack Norton con 35 años lleve 20 años de servicio en el cuerpo.

- En la biblioteca REBUS desarma de un manotazo a Gordon Reeve; pero inmediatamente este le dispara.

Julio

Varias niñas han sido secuestradas en Edimburgo y le encargan el caso a John Rebus, policía alcohólico, creyente y atormentado por algo que se desvelará a lo largo de la novela.

El asesino está dejando unas notas en la casa de Rebus a ver si es capaz de sacar conclusiones, pero solo a través  de una sesión de hipnosis con su hermano empieza a ver pistas.

Un profesor le manda un acróstico donde aparece el nombre de su hija y el criminal, conocido, le espera en una carrera contra reloj.

Novela con ritmo desigual, no muy original y con final precipitado, pocas veces logra atrapar y llega a aburrir, ofreciéndonos un Edimburgo sórdido de delincuentes, periodistas sensacionalistas, portales con olor a pis de gato y drogadictos.

Novela pasajera que no abrirá grandes debates (supongo) sin estar mal narrada pero con mucho estereotipo y poca intriga, aparte de personajes un tanto anodinos.

Raimundo


Rankin es, para mi, el mejor representante de la novela negra tradicional en Europa. Rescata en sus novelas un aspecto casi siempre olvidado en Europa, es especialmente en España: los aspectos, la crítica social. Edimburgo es, en realidad, el principal personaje de la novela. Rankin nos muestra la realidad social de Gran Bretaña en los años 80, un país desestructurado en lo social y arruinado en lo económico por el thatcherismo. A partir de aquí, el caso policial es una anécdota que permite al personaje moverse por los tugurios de una ciudad empobrecida que oculta la realidad. Rebus aparece aquí como un tipo traumatizado, individualista, descreído, que en sus sucesivas novelas irá cambiando, ajustándose a los cambios de la sociedad británica. Al ser su primera novela, posiblemente sea de las más flojas, de las más dubitativa, pero posteriormente alcanA un nivel muy notable. Recomiendo, por encima de todas, "Black and Blue".

Jorge


Estoy de acuerdo con casi todo lo dicho por César, Julio y Raimundo. También me di cuenta del error que apunta Julio al final. Me parece una novela corta a la que, paradójicamente, le sobran páginas; y eso que con tantos minicapítulos hay menos novela de la que parece. Supongo que Ian Rankin es escocés,  pero ni de lejos escribe como Philip Kerr. De acuerdo con Jorge en que es una novela floja

Jose


Reconozco que las novelas de niñas secuestradas y asesinadas, asi de entrada, me empiezan a aburrir un poco. En los últimos años ha habido una sobreabundacia de este supuesto subgénero, cada vez  más truculento.

Con este planteamiento inicial podemos esperar ciertos elementos que, con matices, se repiten en todos los casos: un asesino (si  hay niñas muertas, los asesinos son varones) con un grado variable de patología mental, que acecha a sus víctimas y las asesina por un impulso interior irrefrenable. También  espero algo de truculencia, de violencia gratuita y de pulsión sexual.

En el otro lado  habrá un policía, un investigador o alguien con la suficiente capacidad para estar a la altura intelectual del asesino e ir descubriendo las pistas que le acerquen a descubrir su identidad y los motivos que le han llevado a llevar a cabo sus actos criminales.

Casi de todo esto hay en NUDOS Y CRUCES, incluso hay más cosas, que, en mi  opinión, hacen de la novela una lectura entretenida.

Está el personaje de John Rebus, con toda su carga emocional alterada, trabajando para  la policía de Edimburgo en la resolución de unos asesinatos de niñas en los que va  a ser protagonista  involuntario. Están sus  compañeros y compañeras  policías que nos muestran su forma de trabajar a plena dedicación y con sus cinco sentidos. Un elelmento muy importante es la propia ciudad de Edimburgo. Después  de leer la novela apetece, a pesar de la lluvia, pasearse por sus calles recomendadas para turistas  y evitar las zonas donde es mejor queun turista  no pise en su deambular por la ciudad. Y finalmente está el asesino, que en este caso me parece lo más débil  de la novela, aunque tenga el oficio de bibliotecario infantil, una profesión que no debería tener ningún personaje literario indigno.

Para ser la primera novela de la saga de John Rebus, NUDOS Y CRUCES resulta entretenida y muestra a un protagonista que, una vez despojado de sus complejos y obsesiones, va a estar plenamente capacitado  para enfrentarse al crimen y al delincuencia de la ciudad.

Juan


Novela centrada en el inspector de la policía de Edimburgo, John Rebus. Personaje que reúne casi todos los tópicos del detective, inspector, o investigador de la novela negra, con el añadido de leer la biblia, y con un argumento también recurrente, el secuestro y asesinato de unas niñas, sin bien en este caso sin que haya nada sexual, ni sadismo, en dichos hechos, y con un asesino que busca venganza.

Rebus, tiene un pasado que le persigue, que había reprimido, por miedo a recordar todo lo que había sufrido. Siendo incapaz de ver en los mensajes que el asesino le envía, la relación entre ellos, y el secuestro y asesinato de las niñas. 

Solamente a través de la hipnosis, puede abrir sus recuerdos, y revivir lo sufrido en las fuerzas especiales SAS, la “cruz” como la llamaban, porque era un martirio, un calvario de marchas, instrucción, pruebas, y esfuerzo hasta el límite de la resistencia, que terminó siendo un verdadero calvario, cuando junto a su amigo Gordon Reeve, fueron seleccionados para un entrenamiento especial, que ponía a prueba su fortaleza física y mental, mediante verdaderas torturas. 

Los aislamientos, los chorros de agua fría, el hambre, los brutales interrogatorios, los llevan al borde de la locura, creando en Rebus y Reeve, un fuerte lazo de amistad, que queda palpable en este recuerdo de Rebus “Dos animales desnudos, temblorosos, con una bolsa atada a la cabeza, abrazándose para darse calor”. De la amistad al amor, hay un pequeño trecho, y Reeve se enamora de Rebus, no siendo correspondido por este, abandonándolo en aquel infierno.

Cuando secuestran a su hija, se empiezan a encajar las piezas, y se va viendo como el asesino tiene que ver con el pasado de Rebus, y con la locura de lo vivido en aquel entrenamiento especial en las SAS.

Si bien la novela tiene los tópicos clásicos de la novela negra, no aportando nada especial en su argumento, o personajes, si resulta entretenida, con momentos interesantes como es la hipnosis y los recuerdos de las torturas recibidas, así como el desenlace, cuando Rebus y el asesino se encuentran cara a cara y rememoran el pasado, ese cruel pasado que ha llevado al asesino a cometer esos asesinatos, solamente para vengarse de Rebus, así como la descripción de los  personajes, sobre todo de Rebus, y donde Edimburgo es un personaje más, haciendo referencia en algunas ocasiones al Doctor Jekyll y M. Hyde (El bien y el mal).

Pepe


miércoles, 3 de febrero de 2021

PAISAJE DE OTOÑO, de Leonardo Padura


Comentamos PAISAJE DE OTOÑO, el libro de Leonardo Padura que cierra la serie "Las cuatro estaciones", el lunes 1 de febrero, en plena tercera ola de una pandemia que nos obliga a reunirnos por Zoom.
Lo mejor es que nuestros comentarios están aumentando en extensión y en agudeza.

NUESTROS COMENTARIOS:

Es una novela bien escrita, donde el autor demuestra un gran dominio de la lengua castellana. Encontramos largas descripciones de personajes donde prima los aspectos físicos y sociales, descuidando los psi
cológicos y emotivos (ejemplos: páginas 54, 102 y 107). Así mismo no encontramos descripciones de los escenarios, de la ciudad,  con un fuerte subjetivismo y llenas de emotividad, fundamentalmente de sus calles (ejemplos: páginas 67 y 116) o casas (ejemplo: página 141). 

Todo ello con un lenguaje lleno de cultismos, mostrando el interés de lucimiento del autor, dándole un tono elitista a la obra, con semejanzas notables con la novelística decimonónica. 

El autor, con facilidad, abandona el hilo argumental para adentrarse en una serie de elucubraciones que tienen nada más que ver con la filosofía, con las ideas, con las emociones y problemas del personaje que con la historia del caso. 

Tiene una gran importancia la ciudad y el ambiente donde se desarrolla. La Habana se convierte en un personaje fundamental, una ciudad que muestra sus entrañas en un ambiente angustioso, bajo la amenaza de un gran huracán.  Pero esa especie de retrato se centra en sus élites, apenas se muestra su faceta popular, lo que me recuerda los libros de Donna Leon. 

Oro aspecto que me ha llamado la atención es su claro toque machista y homófobo en general, y del personaje en particular (ejemplos: páginas 39, 42, 68, 96, 97, 110, 118...) 

En cuanto novela negra, su argumento es simple, meramente anecdótico,  con un ritmo sumamente lento, inconexo,  a ráfagas,  carente de cualquier intriga y con un desenlace decepcionante en una confesión gratuita, bastante antes del final de la novela. 

Por contra, como novela vivencial, como historia del protagonista, tiene mucho más fuste, nos cuenta una crisis existencial de Mario Conde, la necesidad de romper con una realidad, con una monotonía absolutamente  insatisfactoria, todo ello en medio de un mundo vacío, dominado por la ambición y el engaño. 

Por ciertos elementos podríamos pensar que es una novela negra dentro del realismo social, en la línea de autores como Vázquez Montalban, Juan Madrid, Toni Hill o Julián Ibáñez,  pero como he comentado su entorno no es el de las clases populares y la pequeña delincuencia, sino la de las élites y la delincuencia de guante blanco.

César

----------------------------

Más q novela policíaca es una novela costumbrista aderezada con brotes tiernos de introspección psicológica y salsa de frustraciones sociales. El menú se repite una vez más en este autor.

La posible lógica del relato se rompe cuando se pone en boca del anciano Forcade la minuciosa historia del Buda de oro y de un tirón... En su estado cuasi moribundo las probabilidades de no morir asfixiado en el esfuerzo son inexistentes.

En fin, esta novela es como un enorme féretro cerrado con sólo cuatro clavos...

Javier

---------------------------------------------

La novela está centrada en el personaje creado por Padura, el policía Mario Conde, que da vida a una saga de cuatro títulos, conocidos como “Las cuatro estaciones”: “Pasado perfecto”-invierno, “Vientos de Cuaresma”. primavera, “Máscaras”- verano y “Paisaje de otoño”- otoño. Estaciones referidas al año 1989, en las que Conde se enfrenta a diversos casos, que, con su peculiar forma de ser, y basándose sobre todo en su intuición resuelve, arrastrando siempre un lastre de desencanto, frustración y nostalgia, que le llevan a renunciar a ser policía, en la novela Paisaje de otoño, cuando cumple 36 años.

Conde ha tomado la decisión de abandonar la policía, realmente nunca le ha gustado ser policía, y si no había adoptado antes esta decisión había sido por su fidelidad al mayor Rangel “el viejo”, pero ahora que había sido cesado era el momento de marcharse. Siempre ha querido ser escritor, escribir historias sobre la frustración y el engaño, el desencanto y la inutilidad, de “haber trastocado todos los caminos, con y sin culpa”. Pero antes de que le acepten su renuncia, el nuevo jefe de policía, le pide que investigue un crimen que acaba de suceder: un cubano con ciudadanía norteamericana, Miguel Forcade, que había vuelto a Cuba a ver a su padre enfermo, ha sido encontrado muerto con varios golpes en la cabeza, al parecer con un bate de béisbol, y castrado, en la playa del Chivo. El asunto tiene mayor importancia, porque Miguel Forcade, en los años sesenta había sido un cargo importante del Gobierno Cubano (jefe de la Dirección Provincial de Bienes Expropiados y Subdirector nacional de planificación y economía), y en 1978, se exilia a Miami, aprovechando un viaje a Madrid.

¿Qué le había impulsado a exiliarse a Miami?, ¿Cuál es el motivo real por el que Forcade vuelve a Cuba?, ¿Quién le mata?, ¿Por qué la castración?, son preguntas que marcan la investigación, y que en la primera conversación que mantiene Conde con el Mayor Rangel, ya se pone de manifiesto que “la crueldad infinita del asesinato tiene algo de sacrificio enfurecido, de venganza profunda, tal vez calculada durante muchos años y por fin ejecutada”, debía haber muerto por “una culpa antigua”, que quizá provenía de sus tiempos como gestionador de los bienes expropiados a la burguesía cubana, tanto de los que se pusieron a la fuga huyendo de la revolución, como los que se quedaron o no pudieron escapar. El Gobierno, en nombre del pueblo, lo expropiaba todo, entre lo que se encontraban joyas, obras de arte, antigüedades, acumuladas durante siglos por una clase social acomodada. 

Todo el relato, está ambientado en una Habana, inquieta y procupada, por el ciclón “Felix”, que se acerca con la fuerza devastadora que estos fenómenos tienen en el Caribe, lo cual añade la inquietud antes de la tormenta, el darse prisa en arreglar y recoger todo antes de que el fuerte viento se lo lleve todo por los aires. El ciclón se convierte así en un elemento de incertidumbre, pero también de purificación e iniciación.

Según va avanzando la investigación, se va descubriendo que el tal Forcade era un corrupto, que aprovechaba su status de poder para su propio interés. Lo cual dejaba claro que su vuelta a Cuba, tenía que tener un motivo muy importante (sobre todo económico), para arriesgarse a volver sabiendo que podría tener serios problemas. 

El conocimiento de la existencia de un cuadro de Matisse (Paisaje de Otoño), propiedad del “profeta de la prosperidad económica de Cuba”, Gómez de la Peña que prometía acabar con el subdesarrollo, el desempleo, la escasez, las diferencias sociales y hasta de baches en las calles, y que ahora era un ángel caído del régimen, al no haberse cumplido ninguna de dichas promesas, abre el camino a pensar que el motivo que ha traído a Forcade a Cuba, ha sido recuperar el Matisse, pues dicho cuadro, según afirma Peña, se lo vendió a él por unos 500 pesos, pensando que no tenía valor ninguno, pues era un inculto total en temas de arte. Luego se descubre, que las certificaciones de que el cuadro es el original son reales, pero el cuadro es falso. 

La investigación, nos lleva al padre de Forcade, un anciano enamorado de las plantas, y que dice tener ciertas dotes telepáticas, sus conversaciones con Conde, serán la clave para entender el motivo por el que Forcade vuelve a la Habana, y no es precisamente el Matisse, pero si otro objeto de gran valor económico. Ahora, solo falta saber, el ¿quién? y el ¿por qué?, y aquí es donde la intuición de Conde hace aparición, y da con la persona y el motivo del crimen, resultando ser una cuestión amorosa, enquistada con el tiempo. 

La novela, destila una fuerte carga de desencanto, de frustración, y de nostalgia. De desencanto con los principios, las enseñanzas, los valores recibidos desde niño por el régimen revolucionario, y que luego se pierden en la burocracia, los intereses, los favores, los abusos de poder, en definitiva, en la corrupción del sistema. De frustración, al no haber podido elegir lo que hacer con la vida, y seguir siempre el dictado del que decide o manda, y de nostalgia, al recordar la perdida infancia. Conde es un buen policía, pero sin vocación, que quiere ser escritor, en realidad podríamos decir que la novela la escribe Conde. Sus pensamientos, sus conversaciones consigo mismo, las descripciones de lugares de su barrio, de su Habana, de sus amantes o pretendidas amantes, la relación con sus amigos, sus borracheras, en definitiva, su vida, se ve reflejada como un fin de la historia en esta novela, donde el personaje quiere pasar página, y dejar que el pasado, arrasado por el ciclón, deje de ser presente para convertirse en memoria

Pepe

---------------------------------------

Un exfuncionario de alto rango del régimen cubano es asesinado a su vuelta a Cuba años después de haber desertado. El caso se lo asignan a Mario Conde, un policía de La Habana  que acaba de presentar su dimisión para dedicarse a escribir. Con su investigación empieza a surgir el pasado de los posibles implicados, a modo de pequeños relatos que enriquecen la novela; hay algunos guiños a Dashiell Hammet y su "Halcón Maltés ". 

Es una novela policíaca muy amena, bien contada -con su acento cubano y sin artifícios. Muy recomendable

Jose

-----------------------------------------

Como ya sabemos el resumen, al grano. Padura nos habla de La Habana y sus personajes, de temas como el amor, los celos, la venganza y, sobre todo de la amistad como base social para sobrellevar la penuria.

Vuelve a aparecer la figura del Conde, el antihéroe filosófico e íntegro que ni siquiera cree en sí mismo, pero sí en su círculo.

Critica social, de nuevo, en esta novela amena y con recursos narrativos sobrados, personajes entrañables y otros no tanto, pero que todos tienen sus sueños, unos con irse y los que se fueron con nostalgia desde Miami.

Y el huracán amenazante con destruirlo todo, pero a la vez como efecto renovador para volver a empezar y seguir viviendo, cada uno como mejor pueda, incluso escribiendo una novela.

Sigo recomendando leer a Padura.

Raimundo

-------------------------------------------------------

Intento buscar un paralelismo entre 'Paisaje de otoño' y algún concepto relacionado con la comida, el tabaco o el alcohol, términos que están bien presentes en la novela, y lo primero que se me ocurre es compararla con una salsa espesa, de esas que rebosan en el plato y cubren el ingrediente principal hasta ocultarlo de forma vergonzante, como si hiciese falta esconder la carne o el pescado que está al fondo del plato.

Es posible que esté rico y sabroso, y en su justa medida realce la delicadeza del plato, pero tomada en exceso, la salsa puede resultar hasta indigesta.

Algo así le pasa, con más intensidad en esta novela que en otras que he leído, al estilo de Leonardo Padura. Su prosa barroca inunda desde los soliloquios de Mario Conde hasta la descripción de La Habana, ya decadente, en los años previos a la Perestroika (1991)

Padura es capaz de entusiasmarse y elogiar lo mismo las bondades de Míriam, “aquella mujer rubia y comestible”, que los mocasines “cómodos hasta de mirarlos”, de suela levísima, del carcamal de Gerardo Gómez de la Peña.

Como siempre, lo que más me divierte son los personajes que aparecen en las novelas de Mario Conde. Su grupo de amigos y allegados siempre arropan al personaje y realzan el valor de la amistad frente a las estrecheces de la vida cotidiana en la Cuba de esos años, sin desdeñar las críticas a la burocracia, la corrupción y a la estricta planificación económica que, infaliblemente, acabará en fracaso y aumentará las privaciones de la población.

El resto de personajes abarcan diversas capas de la sociedad cubana: los policías, casi siempre honrados pero supeditados al poder político, los representantes de la vieja élite política que han caído en desgracia y malviven con los restos de su rapiña durante los primero años de la revolución, los exiliados que se marchan huyendo de la opresión política y viven añorando, aunque renieguen de ella, la tierra en la que nacieron y finalmente todo un muestrario de vividores, supervivientes y buscavidas entre los que Mario Conde, más taciturno y sentimental que nunca (no en vano abandona en esta novela la policía) se mueve como pez en el agua.

Juan

-------------------------------------

Novela entretenida y con buen ritmo de prosa y lectura. El protagonista, Mario Conde, inicia su relato siendo el mismo de siempre: un buen policía torturado por el presente marcado por la corrupción policial de su país y agobiado por la falta de futuro de su pequeño paraíso desangelado que le lleva incluso a pensar en un posible suicidio.

El ambiente en el que se resuelve el caso del asesinato de Miguel Forcade (lo encuentran muerto en la playa con un golpe en la cabeza y brutalmente castrado) está condicionado por el eminente huracán que cierne sobre la isla y su pase a la libertad fuera del cuerpo de policía. Si lo resuelve podrá tener una vida propia, escribir su novela y alejarse del mundo corrupto que conoce.

Cómo siempre gracias a sus amigos, a la buena comida y a su instinto, lo resuelve.

Llanos

------------------------------------------

Leonardo Padura es el autor de unos de mis libros favoritos: El hombre que amaba los perros. Esta novela es muy buena desde el punto de vista narrativo. Disfrutas de sus descripciones haciéndote partícipe del ambiente agobiante pero siempre conciliador de La Habana. Los personajes discurren por el hilo argumental, dejando una huella precisa que da agilidad al ritmo vibrante de las palabras. Para mi, el asesinato y su investigación esta en segundo plano; lo importante es la intensidad de los encuentros y desencuentros de una diversidad de personas que se hallan en situaciones límites. La solución al misterio lo veo forzado, pero en las que he leído del mismo autor pasa eso; pero merece la pena, oír el discurrir de las ideas de Conde, esas reflexiones en cuyas profundidades puedes atisbar algo semejante a tu propio desconocimiento. Y a veces es muy duro, revuelve sin piedad las miserias humanas, llegando a utilizar expresiones que pueden dañar tus oídos y tu entendimiento. Recomiendo "El Hombre que amaba los perros".

Eugenia

miércoles, 13 de enero de 2021

INDIAN COUNTRY, de Dorothy M. Johnson

El lunes 11 de enero de 2021 comentamos INDIAN COUNTRY, de Dorothy M. Johnson, un recopilación de relatos con temática western, del oeste, magníficamente editada por Valdemar en su colección Frontera. El libro abrió la colección en 2011 y ha sido objeto de diversas reediciones, lo que muestra su calidad y la excelente acogida por los lectores.

En nuestro club este libro ha sufrido los mismos avatares que señala Alfredo Lara en su excelente introducción: ha encantado a los que crecimos disfrutando con las películas del oeste y no ha interesado a los más jóvenes, a quienes la sola mención de indios, praderas o pistolas ya predispone negativamente hacia el género.

Independientemente de estas filias y fobias, los relatos de Dorothy M. Johnson merecen ser objeto de una lectura desapasionada. Muchos de ellos son notables y harán disfrutar también a quienes no sean amates del género.


NUESTROS COMENTARIOS

Para mi es una colección de relatos bastante irregular. Al ser relatos cortos y tener que concentrar la acción en pocas páginas, es necesario el seleccionar muy bien donde centrar la atención del relato. Por otra parte, su corta extensión, exige a su autor una habilidad especial para definir a sus personajes. 

En "La frontera en llamas" y en "Un hambre llamado caballo", lo complejo y largo del argumento y el afán de contar un montón de detalles hace que resulten faltos de profundidad, muy difusos, como si una persona cualquiera te "destripara" una película. La segunda me ha desilusionado profundamente, es de una calidad muy inferior a la película homónima,  está claro que el relato tan solo ha servido para aportar la estructura del guión,  a la que ha hecho falta aportar momentos de intensidad de otros relatos como "Marcas de honor". 

Para mi gusto hay otros relatos más cantados pero que siguen teniendo un argumento flojo, falto de intensidad, como "Reirse frente al peligro", "Más allá de la frontera" o "El incredulo". El resto de relatos, en general, están bien, son entretenidos y tienen algún pasaje emocionante. 

Son unos relatos que recuerdan a las novelas de género que leí en su momento de autores como Silver Kane, José Mallorquí o Marcial la Fuente Estefania. 

Yo me planteo que tipo de literatura es la del "oeste". Creo que tiene algo de novela histórica, ya que cuenta un momento histórico concreto, lo que en España vendría a ser un Galdos. Pero quizás la podríamos considerar como costumbrista y compararla con Valera y Blasco Ibañez.

César ---------------------------------------------


De los once relatos que forman INDIAN COUNTRY, dos han servido de base para realizar dos películas muy famosas (aunque "Un hombre llamado caballo" contiene elementos del relato del mismo título además de la escena que hizo famosa a la película, aquella en la que Richard Harris se somete al "juramento al sol", extraída de "Marcas de honor"). No me cabe duda de que el resto de los relatos tambien podrían haber servido de inspiración para otras películas o para novelas de más extensión.

La recopilación de Dorothy M. Johnson representa, desde distintas perspectivas, uno de los conflictos en la formación de los Estados Unidos, cuando se buscaba la ampliación de su frontera por el oeste a costa de ocupar el territorio en el que vivían las tribus que que lo habitaban ancestralmente. 

Los relatos están publicados de forma cronológica, desde los tiempos del desatre de Custer en Little Big Horn (1876) hasta los años de la II Guerra Mundial, y se ambientan en lo que es el actual estado de Montana, el lugar en el que la autora residió durante toda su vida.

En ese territorio ocurrió el enfrentamiento entre los colonos, que buscaban ocupar nuevas tierras y acceder a los yacimientos de oro que se habían descubierto en 1864, y las tribus indias (sioux, crows, pies negros y cheyennes son las que aparecen en los relatos) de las praderas, que en esa época necesitaban de las manadas de bisontes para su subsistencia.

La autora, entre otras virtudes, relata la confrontación entre dos formas de vida totalmente contrapuestas, sin tomar partido  por ninguna de ellas. Aquí no hay muchos buenos ni malos, o al menos están repartidos por igual. Tampoco hay visiones idealizadas del buen salvaje. Los indios pueden ser crueles y brutales con los blancos que capturan en sus incursiones e, incluso, con los miembros de su propia tribu que no tienen a nadie que los ayude.

La clave de la belleza de los relatos reside en sus protagonistas. Estos pueden ser tanto indios como colonos, muchachos con un viejo Colt en la mano, mujeres valientes, jovencitas secuestradas o ancianas que recuerdan el mundo que han visto cambiar, indios crow que atraen la mala suerte, niños que han tenido que crecer prematuramente o viejos que sueñan con revivir los años pasados en los poblados indios.

Nada sobra en estos relatos, tan escuetamente narrados y con unos finales totalmente imprevisibles. Hay mucho de nostalgia, de homenaje a los que formaron las fronteras de los Estados Unidos, aunque unos triunfasen y otros se quedasen en le camino.

Juan  ---------------------------------------


Desde mi infancia no había vuelto a leer un libro de “indios y vaqueros”, y ello me ha traído recuerdos de aquel fuerte de madera y aquellos muñecos de plástico, la caravana, y las tardes de invierno jugando a ser Gerónimo o el séptimo de caballería, o algún valiente pistolero, con mi pistola al cinto y mi sombrero de cowboy. Así como, aquellas series en blanco y negro en la televisión, del “Virginiano”, “Bonanza”, o “La casa de la pradera”. 

El género del “wester”, de “vaqueros”, o del “oeste”, lo hemos disfrutado sobre todo en el cine, y menos en la lectura, salvo por los tebeos,  por ello me ha gustado leer “Indian Country”, porque es una recopilación de relatos del viejo oeste, de los que han surgido alguna de las buenas películas del Oeste como “El hombre que mató a Liberty Balance”, o “ Un hombre llamado caballo”.

Los relatos, tocan con imparcialidad, y cierta suavidad, las luchas entre los indios y los colonos, la fuerza y sacrificios de unos y otros por sobrevivir, donde la muerte acecha en la soledad de la cabaña en medio de la nada, donde la protección de la familia, de la tierra, del porvenir, se convierten en la razón de ser. Quedando muy bien detallado el orgullo, el honor y el valor de los guerreros indios, de su búsqueda de su “medicina” de encontrar su “sueño”, la prueba del “poste”, todo ello, para convertirse en un gran guerrero admirado por su tribu. El honor es fundamental para un guerrero, así en el relato de “Marcas de Honor”, el viejo guerrero explica a los nuevos guerreros que se van a combatir en la segunda guerra mundial, que matar no era lo más importante, sino probar el valor de un hombre frente a la muerte, pues la muerte era el precio de la gloria. 

Es un libro ameno de leer, que nos lleva a la infancia, y que nos lleva a lugares y personajes, que nos son familiares, sobre todo por las películas del oeste que hemos disfrutado, en aquellas matinales de doble sesión.

Pepe  -------------------------

jueves, 17 de diciembre de 2020

EL DÍA QUE SE PERDIÓ LA CORDURA, de Javier Castillo


 Comentamos EL DÍA QUE SE PERDIÓ LA LOCURA el 30 de noviembre de 2020.

Estos son nuestros comentarios (y esta vez no son muy elogiosos):

- Novela compleja que abre varias tramas en el desarrollo de la acción. Son tres en concreto, más un epílogo, distiguibles por las fechas de inicio de cada capítulo y por los  lugares en los que suceden los hechos: el origen de todo transcurre entre el 13 de junio del 1996 y el 16 de junio de 1996, en Salt Lake; sucesos ocurridos entre el 23 y 25 de diciembre de 2013, que se alternan entre Boston y Quebec; y, por último, sucesos transcurridos entre el 26 y el 28 de diciembre de 2013, que alternan diferentes espacios confluyendo en Salt Lake, de nuevo. 

Al final del libro, cuya estructura general es circular, el lector logra encajar todos los sucesos que se relatan. La trama principal gira en torno a la secta de Los Siete, quienes deciden que unas determinadas personas deben morir, puesto que, si no mueren, se puede desencadenar el fin del mundo. Todos los nombres de estas personas están escritos en un libro que posee la secta y son determinados por una persona que, a través de visiones apocalípticas, ejerce de oráculo.

La novela se inicia cuando Jacobs, uno de los personajes principales de la novela, se entrega a la policía, andando tranquilamente por el centro de Boston, desnudo y con la cabeza decapitada de una mujer. 

Y este es el motivo principal por el que me llamó la atención esta novela; soy curiosa y quería saber que había debajo de esa desnudez y de esa cabeza cortada. 

Descubrí que él era tan solo una pieza del puzzle que junto con el resto de los personajes (la agente Stella, el doctor Jeckins y el traumatizado padre y asesino Steven), conformaba la imagen final de una historia que se desliza entre el thriller, la acción y la ciencia ficción, siendo curiosamente el desencadenante de todo, el amor. 

La novela recuerda al cómic "Wanted" de Mark Millar, editado entre el 2003 y el 2005 por Top Cow y llevado al cine cine en 2008, con el mismo título y protagonizada, la película, por Angelina Jolie, James McAvov y Morgan Freeman. 

¿Qué tienen en común? Precisamente la trama principal: una sociedad secreta que como las tres Parcas (Cloto, Átropos y Láquesis) hacen y deshacen según sus intereses o fanatismos.

Llanos---------------------------------------

-Javier Castillo es un escritor de novela negra malagueño. “El día que se perdió la cordura” es su primera novela. Inicialmente publicada en Internet, su éxito la llevó a publicarse en papel. Esta novela tiene una continuación en “El día en que se perdió el amor”. El día de Nochebuena, en las calles de Boston, aparece un hombre desnudo con una cabeza de mujer cortada, a partir de ahí se abrirá un complicado y sangriento caso.

El argumento es complejo, con diversos hilos argumentales que se desarrollan en paralelo, muy del gusto de las series americanas, dejando al final de cada capítulo un descubrimiento que incita a leer un poco más. Todo ello abonado con una gran truculencia, para mi gusto demasiado grotesca, la falta finura, demasiado evidente, le falta ese toque de insinuación de las buenas novelas de misterio o terror. El ritmo es continuo y progresivo hasta llegar a un desenlace trepidante, muy cinematográfico, aunque a mi me ha resultado un poco decepcionante por retorcido. Sin duda este argumento y el ritmo en que se desarrolla es el punto fuerte de la novela, la hace interesante, te engancha, te hace desear más y más. Es sin duda una gran novela de evasión.

El narrador es muy confuso, va cambiando de uno externo omnisciente a otros de primera persona de los personajes, todo ello sin separación ninguna.

El lenguaje es bastante elemental, demasiado directo, con muletillas evidentes (la palabra “sonrisa” y sus derivados se repite continuamente) y apenas emplea figuras retóricas.

Los personajes son pobres, los elementos psicológicos y emocionales se les atribuye de forma explicita, lo que muestra una incapacidad de hacerlo mediante las acciones. No es lo mismo decir “tenía miedo” que el mostrarlo mediante su forma de actuar o pensar. Además son inconsistentes, sus carácteres cambian sin motivo, unas veces son retraídos y después lanzados, unas veces son miedosos y otras arrojados, unas veces son empáticos y otras egoístas... y no se corresponden con los papeles que desempeñan: el psiquiatra no se comporta como psiquiatra, el agente del FBI no se comporta como agente del FBI... Esta inconsistencia es extensible a los escenarios. La novela está llena de absurdos y errores de documentación, yo he catalogado al menos 20, como cuando dice haber recibido una llamada del “Juez de instrucción”, como si estuviéramos en España, cuando todos sabemos que en EEUU la instrucción la realizan los fiscales, o que en una clínica se arme un alboroto terrible sin que nadie se entere.

En resumidas cuentas, una novela literariamente floja pero con un buen argumento y un buen ritmo que la hacen una buena novela de evasión, incluso un “best seller”.

César-------------------------------------


-Me parece q César es generoso. Creo q es de lo peor q he leído en mucho tiempo. El autor utiliza muy gratuitamente los momentos temporales. Su mentalidad española la embute en la sociedad americana sin fuste (el pasaje de Steven arrodillado y llorando ante el cuadro de Goya es inverosímil). Hay multitud de situaciones imposibles (las llamas en la mansión parece q no alcanzarían a Jacob aunque se leyera entero el libro de nombres). El estilo es pobre y la historia es increíble...si es un trhiller, si es una novela fantástica no llega. En fin..."para gustos colores"

Javier--------------------------------------------

-La idea de la novela me ha parecido una copia española de "La biblioteca de los muertos", y hasta predecible en ciertos momentos. Ha sido rápida y fácil de leer ya que usa un lenguaje coloquial y descripciones básicas. Pocos y muy simple personajes. Intenta crear una personalidad de Jacob muy fuerte olvidándose del resto. Destaco también el excesivo pensamiento español que muestra en la obra (lo que sucede cuando se quiere escribir de algo y no se domina el tema) y, aunque al final del libro el propio autor comenta que todos los lugares mencionados son reales, no son tanto las costumbres americanas. Un ejemplo claro es cuando hace referencia al 28 de diciembre y lo cita como el día de los santos inocentes donde en pocas horas la gente va a estar gastando bromas, cuando allí no se celebra tal fiesta y es el 1 de abril su día de bromas. La parte positiva es que estás deseando saber el final para ver cómo el autor encaja todo (y aún así hay aspectos que deja sin cubrir).

Cristian-------------------------------


-DECEPCIONANTE AUNQUE FÁCIL DE LEER. Thriller narrado en 89 cortos capítulos (de 2 a 10 páginas el capítulo) que desarrollan la historia en tres momentos diferentes (dos de ellos en los últimos días del año 2013 y el tercero en los meses del verano de 1996) y, principalmente, en tres lugares diferentes (Boston, Salt Lake y Quebec) combinando la narración en primera y tercera persona.

El principio es impactante: el día de nochebuena de 2013, una persona desnuda, cubierta de sangre y con una cabeza humana en sus manos camina por las calles de Boston. El individuo es detenido por la policía y como no consiguen hacerle hablar lo mandan al psiquiátrico de la ciudad donde su famoso director tampoco consigue hacerle hablar o comunicarse. En el psiquiátrico entra en escena una moza, agente del FBI, experta de perfiles psicológicos. El director del psiquiátrico recibe un paquete cuyo contenido le causa una gran crisis. En la entrevista, ante la insistencia del director, el detenido empieza a comunicarse lamentando que la hija del director haya tenido que morir. El director abandona el psiquiátrico y la agente del FBI entrevista a solas al detenido; este le irá contando con cuentagotas toda la historia.

Intercalado con estos capítulos nos narra:

a) La historia de una familia: pareja y dos hijas (16 y 7 años) que llegan en el verano de 1996 a Salt Lake para pasar sus vacaciones.

b) Los pensamientos y acciones de un solitario que vive en una cabaña en el parque Nacional La Maurice en Quebec, Canadá.

Las tres historia se interrelacionan sin aclarar todo dejando un suspense al final.

Lo que más me ha gustado es el ritmo trepidante de las últimas 100 páginas con los constantes comodines que van apareciendo.

Lo que menos el estilo abusando de calificativos y explicaciones que no hacen más que añadir palabras a la novela; el capítulo 12 (pág. 64) es un buen ejemplo; el capítulo 27 (pág. 128) otro rellenaco. 

La idea central parece copiada  de “La biblioteca de los muertos” de Glenn Cooper

COSAS QUE CHIRRÍAN: 

- Pág. 31 Que se mojen las hombreras de una bata. ¡Pues si que sudaba el tío!

- Pág. 38 Que haya un bosque (Parque Nacional de Quebec) con ¿ALCORNOQUES?  Son propios de países mediterráneos  (Península Ibérica (Portugal y España), sur de Francia (Córcega y Cerdeña), costa oeste de Italia (Sicilia), norte de África (Marruecos, Argelia y Túnez).

- Pág. 91 Que se utilice una caja de 60x50x40cm (120.000cm3) para enviar una cabeza humana cuyo volumen rondará 14 o 15 mil cm3. ¡Cuánto relleno para que no se golpee la cabeza! ¡Se podían haber mandado al menos 8 cabezas!

- Pág. 322 Aparece el temido ESCALOFRIO; aunque esta vez recorre todo el cuerpo.

- Pág. 377 Golpea varias veces con… ¡una caja registradora! (Increible Hulk, Sansón, Goliat,  ¿que era?)

- Pág. 408 Enciende la luz pulsando…. ¡los fusibles! (No me cuadra; lo que se pulsa es …. Pulsador, o a lo sumo Interruptor,)

- Pág. 420 Son varios segundos los que dura el vuelo; o se como mínimo 2. Según la fórmula de caída libre de los cuerpos  e = g·t2  si el vuelo duró 2 segundos sería un salto de 19’6m; pero si duró 3 segundos el salto habría sido de 44’1m. En ambos casos se pegaría un buen batacazo.

- Pág. 429 ¿Cómo puede reírse sin hacer sonido alguno?

- ¿Cómo es que se quemaron las ropas de llevaba puestas Jacob y no le quedan señales en el cuerpo? No dice nada cuando lo encuentran. 

- Tampoco dice nada de los posibles hematomas de los golpes que sufre o del impacto del salto,

- ¿Cuántas veces aparecen en la novela los términos microsegundo o milisegundo?

Julio


-Poco más que decir. Tanto salto temporal se vuelve tedioso. Personajes muy pobres y situaciones absurdas. Un inicio impactante y un final decepcionante. He leído la novela por disciplina pero no aporta nada.

Lorenzo


-Un tanto más de lo ya dicho para intentar dar otros matices. Me centraré en el estilo, dado que es evidente a estas alturas que la trama hace aguas tanto en el relato como en el soporte lógico y han sido ya comentadas.

Utiliza la tercera persona para avanzar en la trama y la primera para dos situaciones diferentes: el decapitador (tal como parece en la pecera parte del libro) y en algún capítulo es Steven quien nos cuenta sus peripecias. Otro aspecto curioso en los los capítulos 37 y 38 nos cuenta una misma escena en 1996 en tercera y cómo recuerdo en 2013, esta vez en primera persona. 

En fin, la atomización del relato termina siendo desesperante y tiene elementos muy confusos en general como la alteración de las líneas temporales de la acción ( la mansión quemada) según sea el personaje central del momento, giros imposibles a grandes lagunas que la hacen un tanto incoherente. 

Me sumo a la opinión de no compartir-entender el gran éxito de la novela y por concluir, tomando la nota de la contraportada de mi edición, y obviando la comparación con Stephen King del que nada diré, desde luego NO me parece comparable a García Márquez y Auster que aparecen como referencias literarias

Alfonso--------------------------------------


-Comparto las opiniones y poco queda que decir. Si tienes un guión medianamente aceptable, haces saltos en el tiempo y sales medianamente vivo, abusar del efectismo sobra, casi tanto como abusar del lector con comienzo prometedor que va perdiendo fuerza.

Personajes poco creíbles, trama enrevesada sin necesidad, despiste de principiante y desconocimiento de otras latitudes, con demasiada influencia del género a través de la literatura y el cine. Entretiene al principio pero cuesta seguir leyendo, acabarla es pura testarudez.

Raimundo------------------------------------


-En la novela se entremezcla la novela negra, con el misterio y el terror, con tintes cinematográficos, lo cual hace que sea amena de leer, pues es dinámica, con escenas muy visuales, que hacen que el lector se introduzca con facilidad en la trama y en los personajes.

La novela engancha desde el principio, y quieres seguir leyendo hasta descubrir lo que realmente ocurre con ese personaje que desnudo camina por la calle, ensangrentado y con una cabeza de mujer en su mano, si bien en algunos momentos el hecho de ir del presente al pasado y viceversa, produce cierta confusión, lo cual por otra parte hace que el lector casi se vea obligado a leerla de un tirón, para no perder el hilo argumental.

Su lectura me ha resultado muy interesante sobre todo al principio, hasta que llega la escena del incendio de la casa donde se encuentran los miembros de la secta, pues a partir de la misma el relato va perdiendo fuelle, apareciendo escenas un tanto cogidas por los pelos, como la del helicóptero, pero, en definitiva, la novela cumple su misión que es la de entretener y por lo menos conmigo lo ha conseguido.

Pepe------------------------------------


-Pocas veces una novela que incluye la frasecita "Un escalofrío me recorre el cuerpo de arriba abajo..." (inicio del capítulo 64) pasa la prueba del algodón  de El Grito, y esta lo hace al menos tres veces.

He leído  3/4 partes de la novela y no he podido más. Me he cabreado mucho y me ha parecido una tomadura de pelo. Como varios comentáis: "¿esto ha sido un éxito de ventas?" Lo que sí  ha debido de  ser es un éxito  de marketing. ¡Y parece que van a hacer una serie de televisión🥺!

Hacía tiempo que no leía  tantos despropósitos juntos. La división en capitulos y los saltos temporales de la trama me han confundido sobremanera. Me he negado esta vez a coger lápiz y papel para ir anotando los detalles de un puzzle que me parecía caótico.

Y la cosa va a peor segun avanza la novela. 

La escena del helicóptero o la del beso de los chicos en el lago, cuando son perseguidos por  los miembros de una secta de asesinos visionarios, imposibilitan a cualquier autor a publicar en papel y en una editorial de supuesto prestigio.

Juan----------------------------------


-A la novela le falta verosimilitud, y eso es un fraude al lector. No estoy en contra de la fantasía, El Señor de los anillos es fantástica pero mantiene sus reglas y da un mecanismo que justifica lo que ocurre, aquí todo es prácticamente aleatorio, como las reacciones de los dos  asesinos... ¿cómo consigue la vidente  crear la organización? Una mujer tiene sueños proféticos  y en pocos años ya tiene una organización internacional con grandes recursos y que asesina a cientos de mujeres de todo el mundo  ...En resumen,  una novela pretenciosa y oportunista.

Jose--------------------------------------------

martes, 10 de noviembre de 2020

NUNCA ME ABANDONES, de Kazuo Ishiguro

Comentamos NUNCA ME ABANDONES el 9 de noviembre de 2020.


NUESTROS COMENTARIOS:

Se trata de una de las principales novelas de Kazuo Ishiguro, galardonado en 2017 con el Premio Nobel de Literatura. De padres japoneses, nació en Nagasaki en la posguerra y con 6 años se traslado a Inglaterra donde ha residido.

La novela es narrada por una de sus protagonistas, Kathy H, una mujer dedicada a cuidar a los donantes. La narración se realiza mediante una serie de recuerdos, desde su infancia en un extraño colegio hasta sus últimas experiencias como cuidadora. Al ser un personaje el narrador, nada más conoceremos de la historia de forma subjetiva, nada más que lo que conoce la narradora. Los sentimientos y sensaciones de los demás personajes solo nos son accesibles desde la mente de Kathy M.

El lenguaje es sencillo, asequible, sin complejidad gramatical, mediante frases cortas. Las descripciones son poco extensas, muy poco centradas en el aspecto físico, su sentido es dar a conocer las sensaciones y sentimientos que producen, en crear el ambiente emotivo en que se desarrolla la acción.

Un punto fuerte de la novela son sus personajes, tanto los principales como los secundarios. Tienen una psicología muy compleja, muy real, nada arquetípica, Se le ve evolucionar a lo largo del tiempo. Es de destacar que la visión de la realidad, el relato de los hechos, la visión del entorno y de las personas, está claramente influenciada por la edad mental de la protagonista en el momento en que ocurren, desde la visión del mundo de un niño en el colegio, la de un adolescente en las “Cottages” y un adulto en el periodo de cuidadora. Esta riqueza psicológica se extiende a personajes secundarios como la Srta. Emily, la Srta. Lucy o Madame. Los personajes, a su vez, están dotados de un rico mundo emocional, en ellos vemos aparecer la ira, el amor, el miedo, la envidia, la entrega, el interés... y todo ello sin hacerlo explicito por parte del autor. Esta riqueza de los personajes es la que logra crear un ambiente siempre lleno de tensión, pero no la propia de una novela de misterio o de ciencia ficción, es una tensión emocional, de lucha interior por parte de los personajes.

A partir de aquí se va a hacer spoiler. 

Me llama la atención de que en una novela con un tema de tanta crudeza pueda desarrollarse como si de una historia de amor se tratara, con momentos auténticamente placidos. El tema siempre está ahí presente, terriblemente real, pero los protagonista desarrollan una vida aparentemente normal, llena de ilusiones, engaños, enfrentamientos, fidelidades... como si nada pasara. Pienso que durante toda una novela hay una huida de los personajes de su destino, una negación, una necesidad de creer en la existencia de una vía de escape. Yo creo, como se insinuá en la película, que en el fondo es lo mismo que pasa con nuestra vida, la vivimos como si no existiera la muerte, como si no supiéramos que tenemos que “completar”, y aunque en el fondo lo sepamos, procuramos no tenerlo presente. De hecho, hasta piensan que después de completar, se sigue consciente más allá (pag 341).

Otro aspecto interesante es la tensión de “los otros”, de las personas normales, ante ellos, el como los ven como algo extraño, incluso peligroso. Se ve muy bien el la reacción de Madame en Hailsham (Pag 54) que siente estremecimiento ante lo extraño, en cierto modo, como el que mucha gente siente al cruzarse con un gitano o con un negro. Nos pone claramente ante nuestros ojos la forma de reaccionar de los humanos, de considerar un peligro lo que no terminan de entender.

Uno de los momentos más sugerentes es cuando la Srta. Emily (pag 319) les dice “para demostrar que teníais alma”, a lo que responde “¿Es que alguien creía que no la teníamos?”. Nos pone ante el espejo, nos hace recordad cuanto tiempo se ha considerado que otras razas podían carecer de alma, es la escusa de la esclavitud.

Esa conversación final de Kethy y Tommy con la Srta Emily y Madame, no tiene desperdicio. En ella explica la Srta Emily cual era su cometido, sus intenciones. Ellas querían protegerlos, por eso los mantenían en la ignorancia, era su proyecto no el de ellos, al fin y al cabo les tenían miedo, nunca se mezclaban con ellos, era su “obra de caridad”, pero no había empatía, es el comportamiento de un ser “superior” que defiende la postura de un ser “inferior”. Le contrapone a la postura de la Srta. Lucy, ella se mezcla con ellos, se preocupa de su individualidad, incluso se implica emocionalmente (Tommy), ella les dice con toda crudeza cual es su realidad (pag 107), pretende que asuman su estado, que se hagan cargo de su vida e incluso que busquen su emancipación. Es una discusión que hunde sus raíces en los siglos, la primera es la postura del imperialismo, de la nación culta Europea que está en África par “cuidar” y “educar” a los “pobres negritos” que son incapaces de hacerlo por si mismos. Unas ideas que han impregnado por mucho tiempo la “Ayuda al Desarrollo”, la de que los “listos” europeos han de hacer proyectos para que los negros “ignorantes” puedan desarrollarse, en contraposición a la postura de que los proyectos han de venir de allí y aquí tan solo ayudar a financiar.

Para mi es una gran novela, en primer lugar por sus completísimos personajes y el ambiente tenso pero sin estridencias y, sobre todo, por que deja poso, sugiere ideas sobre las que pensar.

César


A mí me ha interesado desde varios puntos de vista.

La "estrategia narrativa" de partir de un relato sencillo y aparentemente  inocuo para, cada dos o tres capítulos, introducir una frase o palabra como clave del "horroroso" fondo de la historia.

Además es atractiva la casi ausencia de descripciones físicas de los personajes o de cómo se visten o qué comen...ello permite hacer protagonista al lector q ha de imaginar muchas cosas (de ahí q la película sea mejor verla después para no condicionar)

No entro aquí en las cuestiones éticas q plantea pq ya están esbozadas...en cualquier caso ¡¡qué triste es la vida de un clon!!

Finalmente creo q el autor inaugura el género del "terror romántico".

Javier


A quienes hemos estudiado en un internado no no sorprenden muchas de las cosas que se cuentan de Hailsham: el orden y las normas, los horarios rígidos, el confinamiento dentro de unos muros, la reuniones a escondidas y los cotilleos, la formación de grupitos por afinidades o la crueldad hacia los más débiles.  Sin embargo, en otros aspectos lo que Kathy cuenta no tiene, desgraciadamente, nada que ver con lo que algunos hemos vivido. Lo primero, que eran muy raros los internados mixtos, que no se incentivaba tanto la creatividad y el libre pensamiento y, lo que sí  es una novedad, es que no se favorecía la educación sexual tan hedonista y liberal.

La prosa fluida y relajada de Kazuo Ishiguro nos introduce en la vida de unos jóvenes que, desde el principio, intuimos que no son unas personas como los demás. La burbuja en la que viven guarda muchos secretos. ¿Cuál es el significado de términos como "cuidador", "donante", "custodio" o "posible", que llaman la atención del lector, pero no sorprenden a los protagonistas?. Sospechamos que los alumnos están  en Hailsham por un motivo excepcional  y que reciben una educación  tan selecta porque tienen un destino que cumplir. 

Kathy rebusca en sus recuerdos para revivir a los compañeros  con los que compartió vivencias desde su niñez, especialmente a Ruth y Tommy.  Con  ellos crece y evoluciona mientras buscan respuestas a muchos interrogantes que no les han resuelto ni en el colegio ni en la especie de comuna hippie a la que son trasladados después, las Cottages.

Me fastidia un poco que durante buena parte de la novela el argumento haga especial hincapié en los sentimientos  y relaciones de sus protagonistas, haciendo que parezca una historia triste de amor y de amistad juvenil, que ocurre en un nebuloso aislamiento utópico en el que los jóvenes no se cuestionan las causas ni el origen de su destino. Al contrario, viven de pequeñas  rencillas y de sobreentendidos que sólo les sirven para elaborar complicadas teorías con las que llenar sus vidas.

Solo al final conocemos la magnitud de la mentira, o de medias verdades, que les han hecho vivir. 

En ningún  momento los lectores dudamos de la naturaleza  humana de los jóvenes; nunca se nos ocurre pensar que sean meros depósitos  de órganos,  destinados a proveer de remedios a muchas enfermedades. 

El incierto desconocimiento  de su naturaleza y su destino es lo que produce mucha inquietud y desasosiego, más que el interés por saber si finalmente Tommy  y Kathy acabarán juntos.

Si leyésemos NUNCA ME ABANDONES como una novela distópica, sin más, quedarían muchos cabos sueltos que el autor no se preocupa en resolver. En cambio es desconcertante y, a la vez, muy satisfactorio, la forma en la que el autor resuelve las preguntas que en los capítulos finales Kathy y Tommy plantean a dos de sus antiguas maestras. Se confirman muchas de las sospechas que teníamos sobre el objeto de esa educación tan selecta de los jóvenes, y se aclaran aún más secretos.

Desgraciadamente estas confesiones finales no son amables ni esperanzadoras, pero convierten una historia irreal o fantástica en algo que es plausible, una auténtica historia de ciencia ficción fracasada y sin final feliz.

Inevitablemente durante la lectura me ha venido a la memoria otras historias de desgraciados hijos de la ciencia y del conocimiento  humano: Frankestein o los replicantes de Blade Runner. En ellos la angustia y la rebeldía al conocer su auténtica  naturaleza  son los motores de su existencia; en cambio esos sentimientos  no se reproducen  en nuestros jóvenes  protagonistas,  que asumen su destino con una docilidad pasmosa.

Juan


Estoy de acuerdo con casi todo lo que habéis dicho, está muy bien escrita y se lee rápido. Pero no la encuentro una novela emocionante, con tensión, me ha ido creando expectativas que luego se han deshecho como azucarillos. Al principio los conceptos de "donante ",  "custodio" en vez de maestro, crean una cierta curiosidad; o cierta frase pronunciada por un custodio, que sugiere que algo malo pasa o les va a pasar a los internos. Cuando todo se destapa los protagonistas aceptan su destino como corderitos y se termina de desaprovechar la oportunidad de desarrollar una trama con más contenido e interés.

José Juan


El la línea descrita ( por no repetir los elogios acerca de los personajes y ritmo de escritura, que subyuga y que lo han hecho maestro) y puestos a describir las sombras a las que solemos ser más reacios, el nombre del autor nos autoriza, diré que la trama de la novela crea expectativas que luego descuida, se desinfla y la actitud ante lo cotidiano que nos deslumbra en alguna de sus otras obras, deja aquí un poso de desazón y, en mi caso, de rebeldía ante la situación. Oponerse a su destino me parece ser necesario.

Se trata de una historia de amor, se ha escrito recurrentemente, pero en este caso no creo que lo pueda explicar todo

Alfonso


La novela se centra en la vida y relación de tres adolescentes (Kathy, Ruth y Tommy), contada por Kathy, desde su infancia en el centro Hailsham hasta su madurez.

Las vivencias, los sentimientos, las dudas, las inseguridades, de todo adolescente, se ven plasmadas en la narración, teniendo como nexo de unión Hailsham, lugar de referencia para los tres amigos, donde se sienten seguros y se forja la identidad de grupo.

Estamos ante un triángulo amoroso, que es el eje central de la novela, que se ve condicionado por un inexorable destino, que es la razón misma de la existencia de los protagonistas, y que ellos aceptan como algo natural, sin plantearse cuestiones éticas o morales, pues para cumplir dicho destino han sido creados y educados.

Pepe


Ciencia ficción, distopía o realidad, o todo junto. Con estilo sencillo, huyendo siempre de la grandilocuencia toca temas profundos que llevan a la desesperanza y el desasosiego. Clones humanos con un destino definido que, gracias a la iniciativa de otras "personas" de verdad, tienen vivencias, recuerdos y algo parecido a una vida para no sentirse ganado al que se sacrifica por partes.

Desoladora y devastadora, se echa de menos algo tan "humano" como la rebelión, el alejarse de lo establecido, aceptando un destino cruel "aceptado" por los normales.

Recomendable si no estás de bajón y quieres renegar un poco de nuestra naturaleza.

Raimundo

martes, 20 de octubre de 2020

LA BIBLIA DE NEÓN, de John Kennedy Toole

La situación sanitaria nos obliga a realizar las reuniones de forma mixta. Un grupo continúa acudiendo a la cervecería La Nena, de Albacete, y, a la vez, celebramos una cita virtual con el resto a través de Zoom. La Biblia de neón la comentamos el 19 de octubre.

La próxima cita será el lunes 9 de noviembre y hablaremos de NUNCA ME ABANDONES, de Kazuo Ishiguro.
 

NUESTROS COMENTARIOS

John Kennedy Toole, es mundialmente conocido por su obra “La conjura de los necios” y es sin duda, con solo dos obras, uno de los escritores más destacados de Estados Unidos durante el siglo XX. 

En esta novela muestra una forma de escribir clara y directa, con frases cortas y sin complejidad gramatical, con una gran precisión en las descripciones. Su lenguaje es rico pero popular, sin empleo de palabras pretenciosas, asequible a todos. Pese a la sencillez y naturalidad de su estilo, aspecto que puede ser atribuido a la juventud del autor, desarrolla temas de gran profundidad y plantea cuestiones vitales a sus lectores.

Nos cuenta la historia de un adolescente que vive en un pequeño pueblo rural norteamericano. Nos lo presenta solo en un tren, en la primera vez que sale de su pueblo del que parece huir, para dar entrada a sus primeros recuerdos de la infancia mediante un flashback que dura toda la novela, hasta que la acción alcanza el momento de abordar el tren.

El personaje, David o Dave, está definido (como los demás personajes) mediante una serie de pinceladas dadas a lo largo de toda la novela, en ella vamos viendo un muchacho tímido, retraído, con problemas para relacionarse. De pequeño tuvo una vida feliz, de clase media, pero la perdida del trabajo de su padre le llevará a vivir una vida marginal, circunstancias que harán evolucionar a todos, haciendo a su madre más triste y a su padre más amargado y violento. La muerte de su padre en la guerra, llevará a la locura a su madre y su tía Mae, mujer con una amplia experiencia vital, se convierte en su único apoyo. Aunque al final terminará por abandonarlo.

La tía Mae es otro personaje fundamental. Es la hermana de la madre, ha sido cantante de club nocturno, tiene una larga vida de experiencias que le han proporcionado una actitud tolerante que no encaja en puritanismo del pueblo.

Otros personajes interesantes son las "fuerzas vivas" del pueblo, el Predicador y el Sr. y Sra. Watkins. En un principio tienen buenas relaciones con la familia de Dave, pero al quedarse se padre en paro y no poder pagar los expulsan de la Iglesia. Son los representantes de esa sociedad puritana, racista e intolerante, que margina, denigra y termina por expulsar de la sociedad a todos los que disienten.

Los retratos de los personajes están muy logrados, tienen su psicología, muestran su emotividad y se puede apreciar su evolución al adaptarse a los hechos, aunque resultan un tanto arquetípicos. 

No solo elabora un solido retrato en sus personajes, también nos pinta un completo cuadro de la sociedad de este tipo de poblaciones. En apenas 200 páginas pone al desnudo ante nuestros ojos una sociedad cerrada en sus costumbres, en sus prejuicios y en su cinismo, dominada por la religión. 

Está claro que el motivo de la historia es el retratar a esta sociedad, no tiene un hilo argumental, es una sucesión de pinceladas que nos va construyendo a los personajes y a la sociedad.

El final, bastante forzado, lo veo más simbólico que real. La muerte del Predicador me recuerda a la muerte de la madre en Sade, un "simbolo" de autoliberación, una forma de expresar que matas a todo aquello que te aprisiona.

Es tan dura la crítica de la sociedad norteamericana que no es de extrañar que el autor no encontrara ninguna editorial capaz de publicarla.

Cesar

Me ha parecido muy buena. El estilo me ha recordado a veces al de "Curioso incidente del perro a media noche". Ya me gustó "La conjura de los necios ". Lástima que el autor sólo escribiera dos novelas

Jose

El título la Biblia de Neón no define para nada el relato , pues la incidencia que tiene el neón de la biblia solamente es su presencia, su resplandor en la noche en el centro del pueblo y que los menos pudientes ven desde la colina a las afueras del pueblo, y tampoco es la incidencia de la religión y del predicador, pues su influencia, si bien es fuerte en el pueblo no afecta de manera radical en la vida de David. La narración se centra en la infancia y preadolescencia de David, y sus vivencias y sensaciones como un niño solitario, que solamente juega con su tren, sin amigos, que vive bajo las faldas de su tía Mae, incapaz de defenderse de   las agresiones de otros niños, viendo la vida pasar sin pena ni gloria, resignado a ser uno más del pueblo, sin estudios y sin futuro. 

Su soledad se acentúa con el inicio de la adolescencia, su primer amor que no sabe digerir, la pérdida de su padre, la locura de su madre, y su tía Mae, que poco a poco se va separándose de él.

Su abandono interior, su soledad llega a su punto álgido cuando su tía Mae se marcha y su madre muere, en ese momento su pequeño mundo se desmorona y no es capaz de salir adelante.

Y en esta situacion, aparece el predicador y David lo mata, lo cual resulta un tanto improvisado y sin fundamento, pues vuelvo a insistir, el principal argumento no es la religión ni el predicador, sino la soledad y la falta de sociabilidad del protagonista, que solo se relaciona con su tren y su tía Mae, y que sólo empieza a ser individuo cuando huye y se sube a ese tren, que ya no es un juguete sino el paso de la adolescencia a la edad adulta.

Pepe

"La Biblia de neón" de John Kennedy Toole me ha parecido una gran novela donde se condensa en poco más de 200 páginas, una dura critica de la sociedad americana en la primera mitad del siglo XX. La forma de narrar del joven autor es asombrosa: realista, sensible, llena de detalles y de notas curiosas del protagonista, sobre la forma de ver las cosas que le rodean y las sensaciones que le producen. Buen ejemplo de todo esto es su perspicaz visión sobre la rivalidad entre los cultos religiosos que dominan el pequeño pueblo donde vive David: la iglesia evangelista de Bobbie Lee Taylor, moderna, extravagante y pretenciosa, se enfrenta al poder del Predicador quien lleva décadas dominando el pueblo con su fanatismo e intransigencia.

Este personaje representa el poder y es el antagonista del protagonista: envía ancianos al asilo, locos al manicomio, pobres a instituciones del estado, maneja la radio, las vidas de los habitantes, lo controla todo, pero no lo hace por caridad, sino por mantener a su pueblo, limpio de gente molesta. David, al igual que el personaje bíblico, se enfrenta al Predicador, su particular Goliat, y lo mata.

Es interesante todo en la novela; los dos personajes ya señalados, el resto de los personajes que rodean al joven (su tía Mae, su madre, su padre) e incluso, el prólogo de W. Kenneth Holditch (en la editorial Anagrama) donde cuenta la breve vida del autor y la lucha de su madre por publicar las dos novelas de su hijo.

Llanos

Desde la altura de su nueva y más humilde casa, David contempla todas las noches una gran Biblia de neón que ilumina la iglesia del predicador local.

John K. Toole elige esa metáfora para evidenciar el poderoso influjo de la religión en la vida de una pequeña ciudad del estado de Louisiana durante los años 40 del siglo pasado. La religión y la tradición unen a una comunidad que expulsa y rechaza al que es distinto y al  que no piensa como lo habian hecho sus padres anteriormente.

David es un jovencito sensible e  inteligente que sufre la decadencia económica de su familia y percibe cómo casi todos en el pueblo rechazan a los que son diferentes y a los desgraciados, a pesar de que son capaces de ejercer una hipócrita sentimiento de solidaridad comunitaria.

En contraposición a esa actitud conservadora de sus vecinos, David se siente atraído por dos personajes que sufren las críticas de los fanáticos religiosos y los guardianes de la moral: el señor Farney, el profesor de música, y su tía  Mae. Ambos deciden vivir su vida, sin amoldarse a los convencionalismos, y romper con los tabúes que les oprimen. 

En muchos aspectos LA BIBLIA DE NEON es un fresco de la sociedad sureña de su época, que parece, sin embargo, que conserva todavía su vigencia cuando contemplamos la polarización que sufre la sociedad estadounidense  actual.

Juan

La novela me ha encantado, con un estilo sencillo aborda temas profundos a través de los ojos de un niño que, conforme avanza la novela va siendo más crítico con la realidad de un pueblo del interior de Estados Unidos.

Aislamiento social, rechazo, integrismo, precariedad, solamente contrarrestados por una tía y un profesor que no se pliegan a los poderes del predicador y sus acólitos.

Lástima no poder disfrutar de más producción, aparte de La conjura, de un escritor sensible, crítico y con fino sentido del humor. Muy recomendable.

Raimundo

Pues a mi, la novela, ni fú ni fá. Parece la redacción de un alumno de unos 10 años, tal vez fuera la intención del autor. Se salva: el personaje de la Tía Mae, los profes, algunos toques de ironía y el comportamiento del chico al que parece que no le importa lo que puedan pensar sus paisanos

Julio

Novela muy interesante. Escrita de forma sencilla pero con una profundidad de temas y emociones que te dejan anodadado. Tales como la soledad, la timidez, el fanatismo, la hipocresía, la violencia, la locura, la pobreza y los prejuicios en el sur más profundo. Con dos personajes muy importantes que son Dave y su tía Mae. Y algún secundario interesante como su profesor de música. Novela corta y muy recomendable. 

Lorenzo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...