jueves, 19 de agosto de 2021

ELANTRIS, de Brandon Sanderson

Comenzamos la decimonovena temporada del club con ELANTRIS, del norteamericano Brandon Sanderson (1975).


NUESTROS COMENTARIOS:

Han pasado diez años desde la caída en desgracia de Elantris. La antaño poderosa y orgullosa ciudad de la luz se ha convertido en un lugar ruinoso y maldito y sus habitantes, antaño considerados casi semidioses, son apestados, víctimas de un mal que les da una apariencia horrible y les hace sufrir eternamente. Arelon,el próspero reino del que era capital Elantris, ha degenerado en una plutocracia que explota y esclaviza a la mayor parte de sus ciudadanos. Arelon está en decadencia y Fjorden, un poderoso imperio teocrático pretende aprovechar la oportunidad de anexionarlo. Los jóvenes protagonistas -el príncipe Raoden y su esposa, la princesa Sarene- se enfrentan a los agentes de Fjorden: Hrathen, el idealista y Dilaf, un malvado al estilo nazi.
A partir de ahí se desarrolla una historia épica que parece orientada al público juvenil. El resultado es una novela extensa, entretenida, plagada de historias secundarias a la trama principal y en la que abundan conspiraciones, traiciones, heroísmo y luchas. Me recordó a "Juego de Tronos", si bien esta novela precede a toda esa saga.
JOSE

Literariamente lo veo un libro mal escrito, con un lenguaje muy pobre, muchas repeticiones (parece que ignore la existencia de sinónimos), lleno de paja, inclusión de lenguaje inventado sin sentido, largas descripciones de personajes, sitios y objetos sin ningún sentido. Personajes arquetipo, sin psicología ni emociones, larguísimas conversaciones, ritmo extremadamente lento... En fin, llegada la página 200 sin que aquello adquiriera el más mínimo ritmo (¡Señores, estamos en un libro de aventuras!... se supone), el sopor de una noche tras otra, el montoncito  de libros pendientes... Decido abandonar la tarea de leerlo.
Me parece la descripción de un videojuego de aventuras.
CÉSAR

A mí, como profano del género fantástico, me sorprenden las opiniones de los que alaban con entusiasmo esta primera novela de Brandon Sanderson. Elogian su intención de renovar un género que parecía agotado, sus arriesgadas propuestas y su capacidad para ofrecer algo más que lo de siempre.
No conozco esas novelas ni esos autores con los que le quieren comparar, pero tengo que señalar que la fantasía, definida como la capacidad de imaginar sucesos, lugares y personajes que no existen en la realidad, no nos resulta extraña a los lectores de novela; de hecho está presente en la mayoría de la narrativa de ficción, desde El Quijote hasta hoy día. Sin embargo, supongo que el "género fantástico" es algo más que ver gigantes donde hay molinos. 
Si lo que pretende Sanderson es renovar algún género, inventándose  mundos y personajes como los que aparecen en Elantris, el resultado es francamente aburrido y tan agotador que ni la mejor de mis intenciones y con todo el verano por delante, me han ayudado a pasar de las 250 páginas.
Para ser más concreto, de esa tercera parte leída quiero señalar cuatro detalles (entre otros muchos) que me  han hecho la  novela fatigosa:
- El protagonista. A Raoden le faltan muchas virtudes para ser un héroe, la más importante es la de no ser un personaje desagradable. Toda su trayectoria en Elantris, cuando va formando progresivamente su grupo de adeptos, carece de un objetivo claro para el lector. ¿Qué pretende conseguir? Se van sucediendo situaciones en las que, con unos métodos irrisorios, parece que quiere hacerse con el control de la ciudad. 
A la novela y a los personajes les falta grandeza y les falta épica. De hecho, mi personaje favorito es Serene y resulta que su principal virtud es que es una persona ¡¡normal!!
Sanderson ha escrito sobre la figura  del héroe en su novela y en la literatura fantástica https://www.brandonsanderson.com/form-and-the-fantastic/ , pero no queda claro si él quiere huir de los estereotipos o quiere reproducirlos.
- La escena en la  que Sarenne asiste a una especie de reunión de conspiradores con su tío Kiin. Todo un largo capítulo para describir a los participantes y leer los diálogos que no sirven para hacer avanzar la novela.
- Hrathen y Dilaf, dos malos de dibujos animados.
- El lenguaje pretencioso y enrevesado, desde la  invención de términos para identificar personajes y objetos (seon, gyorn, religión korathi...) hasta la repetición de esos términos de forma que la lectura se convierte en una carrera de obstáculos agotadora. "No existe la escuela de desviación creativa- les informó Kaise, -¿Ah, no? - preguntó su padre. -No. Están la escuela impresionista, la escuela neorrepresentativa, la escuela derivativa abstracta, la escuela reevivacionista. Nada  más”.
De todas formas, lo peor es que las páginas se suceden sin que lo que pasa en ellas me suscite demasiado interés.
JUAN


Han sido pocos comentarios sobre ELANTRIS que se han escrito en el Club de lectura “El Grito”, y casi todos bastante negativos. Yo creo que no es para tanto, conste que a mi no me ha entusiasmado y que hemos leído obras de bastante peor calaña y que no han recibido comentarios tan feroces.
A lo que vamos; este es mi comentario sobre ELANTRIS:
Una novela que cuesta leer en su primera mitad, quizás porque no haya tenido el detalle de aclarar qué es cada uno de los elementos de ese mundo, quizás porque en estas primera parte las aventuras son repetitivas y poco interesantes, …
La novela, que es muy lineal, se va narrando siempre en tercera persona, desde  tres personajes principales: el príncipe Raoden, su novia/viuda la princesa Sarene,  el sacerdote Hrathen. Las tres narraciones, que parecen independientes, al final coinciden. 
De estos tres personajes el del príncipe desmerece un poco. Cada uno de ellos tiene una meta concreta: El príncipe, hacer que las personas (afectadas por la Shadod) de Elantris tengan una “vida” mejor y no se desmoralicen. La princesa, además de aclarar lo que pasa en Elantris y la nueva ciudad Kae, salvar a los reinos de Arelon y Taod. El sacerdote a través de maniobras políticas trata de convertir al reino de Arelon a la religión Shu-Dereth sin que haya derramamiento de sangre.
Algunos temas que trata: Política: poder y ambición; Religión: fanatismo y manipulación; Zombis; exclusión de la mujer; la magia; el amor;  autoestima y autoconfianza.
JULIO

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...